La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, sostuvo ayer que la propuesta del PP de suprimir el sueldo a los diputados regionales "gusta a todos los ciudadanos y la entienden muy bien", y aseguró no entender por qué a la oposición "le parece tan mal". Cospedal se pronunció así, a preguntas de los periodistas, tras asistir a la misa en honor de la Virgen de los Llanos, en la catedral de Albacete, con motivo de la Feria de esta ciudad que se celebra del 7 al 17 de septiembre.

La presidenta de la Junta reiteró que los ciudadanos entienden "que un diputado regional pueda vivir de su trabajo, de su oficio y la dedicación a la política la haga como algo extra". Además, añadió: "esto ha pasado en otras épocas de nuestra historia política. Pasó al comienzo de la democracia en España, en la época de la transición y no sé por qué a algunos les parece tan mal".

"Creo que es una forma de acercar la labor política a todos los ciudadanos para que todos los ciudadanos tengan la posibilidad si quieren de dedicarse a la política", dijo Cospedal.

En relación a las críticas, Cospedal alegó que no entiende por qué a los socialistas les parece tan mal. "Creo que los ciudadanos respetan a las personas que, pudiendo ganarse la vida con su oficio, con el que sea, unos ganan más dinero y otros menos, además quieren dedicar su tiempo a la política, a la labor de la cosa común, al beneficio de sus ciudadanos", añadió.

Las Cortes de Castilla-La Mancha aprobaron el viernes, con el voto a favor del PP y en contra del PSOE, una resolución del grupo popular para reducir el número de diputados regionales a la mitad, y pasar así de los 49 actuales a unos 25, y que dejen de cobrar las retribuciones fijas y solo reciban las dietas por asistencia a plenos y comisiones.

Críticas del PSOE

Por su parte el secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, tachó ayer de "pucherazo electoral" y "antidemocrático" la propuesta de Cospedal. "Que no se engañe nadie", advirtió García-Page, porque lo que quiere Cospedal con esta iniciativa es dar un "pucherazo".

Así, aseguró que la presidenta de la Junta castellano-manchega ha caído en el "más absoluto de los ridículos", porque,recordó, hace cuatro meses cambió la Ley Electoral de Castilla-La Mancha para subir de 49 a 53 diputados, y sin embargo ahora plantea dejarlo en la mitad. Y añadió que es un "atropello democrático" con el que Cospedal pretende "silenciar a la oposición y seguir cobrando ella y los suyos".