10 de septiembre de 2013
10.09.2013
Caso Nóos

El juez Castro defiende su imparcialidad

"Mi relación siempre es cordial con todos los abogados", dice sobre su encuentro con una letrada

10.09.2013 | 12:58

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, ha subrayado, en declaraciones a Europa Press, que su relación con los letrados de las diversas causas que ha instruido "siempre ha sido de cordialidad, que no de amistad", pronunciándose de este modo para dar normalidad al encuentro que mantuvo este lunes en un bar de Palma con la letrada del sindicato Manos Limpias, acusación popular en esta causa, y cuyas fotografías han sido difundidas este martes por 'ABC'.

A su llegada a los Juzgados de Via Alemania de la capital balear, el magistrado ha quitado hierro a este tipo de encuentros, aseverando que, cuando se ha trasladado a Barcelona o Madrid para tomar declaraciones, ha coincidido con abogados como el de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, o el de su exsocio Diego Torres, Manuel González Peeters, con quienes ha tomado algo sin que de ellos se haya desatado ningún tipo de polémica.

De hecho, ha apuntado que ha tomado café prácticamente con todas las partes, incluido el fiscal anticorrupción Pedro Horrach, y "nadie ha entendido que por tomar un café pueda perder la objetividad". "Fotos como esa hay decenas o centenares, y nunca nadie ha cuestionado mi imparcialidad", ha recalcado al respecto, considerando una "vergüenza" la repercusión que se le ha dado al asunto porque "no tiene ningún interés para nadie".

Es por ello que ha incidido en que estos encuentros se enmarcan dentro de la normalidad dentro de la instrucción de una causa, sin que por ello haya perdido su imparcialidad y sin que estas conversaciones hayan influido en la instrucción.

El juez ha recalcado así no tener nada que ocultar ya que, de lo contrario, el encuentro hubiera tenido lugar en otro sitio de Palma "y no en un bar donde todos me conocen", al recordar que el local está ubicado a pocos metros de su vivienda, en el barrio de Es Molinar.

Respecto al encuentro concreto con la abogada de Manos Limpias, ha explicado que fue "fortuito" puesto que ella estaba en un bar con su pareja en una zona cercana, en Es Portixol, cuando ella le propuso tomar algo. Un encuentro que duró unos quince minutos puesto que se encontraron a las 19.00 horas, y a las 19.45 la abogada tenía previsto el vuelo para irse de Mallorca.

Precisamente, en ese instante ha aparecido en el Juzgado de Instrucción número 3, del que es titular, Rafael Perera, quien fuera abogado del expresidente del Govern Jaume Matas, para transmitirle "todo" su apoyo y recalcar que "si hay un juez que destaca por su imparcialidad y objetividad es José Castro". "Cuántas veces hemos tomado algo y no ha habido ningún tipo de problema", ha apostillado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook