¿Ha tenido ocasión de hablar con su hijo tras la jornada electoral?

Sí, he hablado con él. Podemos ha sabido conectar con un grado de malestar que existe en este país, evidentemente como consecuencia de la situación por la que está pasando. Y ha logrado conectar también con una ilusión que también existe en este país, porque mucha gente cree que esto se puede cambiar. Ha acertado de pleno en el análisis de la situación y una cosa como la que han creado en enero es lo que la gente demanda.

Se les ha considerado como el partido o el movimiento que ha logrado canalizar toda la fuerza que tuvo el 15M.

No creo que Podemos represente al 15M , porque el 15M es irrepresentable. Pero sí tiene que ver con lo que se abrió en el 15M, con gente joven, nuevas propuestas, democracia directa, el «no nos representan» de los partidos tradicionales.

Llama la atención la insatisfacción de Pablo Iglesias con los resultados porque no ha desbancado a los que llama la «casta».

El PP sigue mandando, tontos no hay que ser. Esto ha supuesto cinco diputados en Europa y la apertura de un proceso importante, pero la realidad es que las diputaciones, los ayuntamientos y los ministerios siguen con las mismas políticas de recortes, con las que piensan seguir, con sus milongas de los brotes verdes y la luz al final del túnel.

¿Pablo Iglesias es un líder?

Pablo tiene algo especial, pero el éxito no ha venido por su personalidad o sus apariciones en televisión, sino por el análisis que hicieron en el comienzo del año de crear un partido con el grupo impulsor, no sólo él, sino también Monedero, Íñigo Errejón y muchos otros. No solo es orgullo de padre, es que son las mejores cabezas del país, profesores universitarios algunos de ellos aún poco conocidos.

En la campaña Pablo ya estaba convencido de que Podemos iba a triunfar. ¿Fue intuición o tenía algún dato?

En el grupo hay una buena politóloga, Carolina Bescansa, y en el análisis de las encuestas detectaban una progresión creciente, lo que al parecer es muy bueno, y eso a Pablo le transmitía entusiasmo. Aunque como dijo tras las elecciones, lo que queremos es ganar, aspirar a la mayoría. Es un buen estudioso de Maquiavelo, y se le nota.

¿Han captado voto de izquierdas o de un espectro más amplio?

La ilusión de la gente de muy distinto tipo. En los mítines había gente joven con aspecto de licenciados con la carrera recién terminada, pero también gente de mi generación que volvía a tener ilusión, personas cercanas a UGT o al PSOE.

¿Qué puede pasar en unas elecciones municipales o generales?

No se pueden hacer proyecciones, ni pretender extrapolar los resultados a unas elecciones municipales o generales porque son distintas. Hay que modificar el sistema electoral diseñado por Alianza Popular en la transición que da más peso a las provincias que más garanticen el voto conservador. No es la Ley d´Hondt, sino la circunscripción provincial la que condena a las minorías.