02 de marzo de 2019
02.03.2019
ÚLTIMA HORA
El jurado popular considera culpable a Rodrigo Lanza por el 'crimen de los tirantes' en Zaragoza
Acto en Ferrol

Pablo Casado dice que no gobernará a golpe de decreto y manipulación

Denuncia la manipulación de sus declaraciones y pdie hacer pedagogía "porque no todo vale"

02.03.2019 | 14:30
Pablo Casado dice que no gobernará a golpe de decreto y manipulación

El líder del PP, Pablo Casado, ha afirmado este sábado que si su partido llega al Gobierno de España activará las medidas que sean necesarias para que nunca más se pueda utilizar el sistema de gobernar a base de decreto, de pedir "una ronda para que la pague quien venga", y hasta entonces ha conminado a denunciar tal mecanismo.

En la convención de Bienestar Social de su organización política en Ferrol, que ha clausurado, ha apuntado que los reales decretos son una medida legislativa contemplada para cuestiones urgentes y de extraordinaria necesidad y ha añadido que cuando se convocan elecciones éstos suponen simplemente una fórmula reservada para cuestiones que son "esenciales".

"Y mucho más cuando el Gobierno está en funciones", ha añadido, y ha cargado tras este alegato contra el socialista Pedro Sánchez por, a su juicio, "instrumentalizar una vez más las instituciones" para con tal proceder "prometer cosas que no va a poder poner en práctica, es decir, pedir la ronda para que la pague quien venga, que no van a ser ellos", ha remarcado.

Y, ha continuado, al final viene "lo más peligroso", que a su entender es "normalizar o legitimar que las campañas electorales de los partidos se puedan hacer a costa del dinero de los contribuyentes".

Casado ha avanzado que con él como presidente esto no ocurriría y tampoco la manipulación que, a su juicio, hace el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, al que ha acusado nuevamente de instrumentalizar el CIS ("que ya no se cree nadie") y TVE, y de, igualmente, usar de forma partidista el Parlamento, el atril del Consejo de Ministros, la Diputación Permanente y, en suma, "todo".

Después de esta enumeración, ha pedido hacer pedagogía "porque no todo vale" y ha denunciado que en la televisión pública se manipulan sus declaraciones, según su versión a veces cortándolo interesadamente y otras en una suerte de tergiversación.

Todo ello lo ha atribuido a Pedro Sánchez y a su campaña para ganar unas elecciones generales en las que "no lo tiene nada fácil" ante una sociedad que busca que los políticos no creen problemas.

Una ciudadanía, ha proseguido Casado, que espera a alguien que gobierne para todos, "fijándose en aquello que más nos une", y por ello se ha comprometido a ser el gobernante para la globalidad, para los que votan al PP y los que no, e incluso para "aquellos que nos insultan".

"Lo mejor está por venir, salgamos a ganar", ha reivindicado, y ha garantizado que no van a defraudar y que toca "recuperar" el futuro de España, "que una vez más los mismos han puesto en riesgo".

Y, por hablar de riesgo, ha mencionado las pensiones para señalar que su partido defenderá como ha hecho siempre a los pensionistas, actuales y "futuros", y ha avanzado que tras el 28 de abril garantizarán el "blindaje fiscal del ahorro" suprimiendo el gravamen a la hora de acceder a los planes de ahorro o de pensiones.

Casado ha defendido la "cohesión" de su partido, "el único que dice lo mismo en Vigo y en Tarifa, en Cáceres y Alicante" y con "proyecto nacional".

Por su parte, el presidente del PP y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha señalado en su discurso que nada significa para un país como España tener un presidente que presuma de ser el más "guapo", o que parezca que es "al que mejor le quedan los trajes y las gafas Ray-Ban", pero sí en cambio que resulte confiable.

Ha recordado Núñez Feijóo que la confianza se da y se quita y ha invitado al ejercicio de diferenciar entre el voto útil y aquel que ha dado en denominar "por votar" y, por ende, a la tarea de distinguir entre una "nueva etapa" u otra situación de "socialistas, populistas e independentistas" en el Gobierno.

Ha aprovechado tal cuestión para incidir en que un gobernante no debe actuar como un "comercial", libro incluido, y sí ser alguien al que cualquiera le dejaría el número secreto de su tarjeta bancaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook