El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, iniciará este jueves con el líder del PP, PPPablo Casado, una ronda de contactos con los representantes de todos los partidos con representación parlamentaria, para empezar a buscar un acuerdo de reconstrucción tras la pandemia de coronavirus.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha anunciado el inicio de esta ronda que irá de mayor a menor por representación en el Congreso y que tendrá lugar el jueves y el viernes. Algo que no ha sentado bien en el Partido Popular, que ha trasladado a Moncloa su malestar por la forma en que el Gobierno ha anunciado la reunión entre Sánchez y Casado.

Los 'populares' aseguran que la fecha no se ha concertado antes con ellos y han pedido que se acuerde de forma conjunta en los próximos días. Fuentes de la dirección nacional del PP han vuelto a explicar este martes por la tarde que se enteraron por la prensa de esta reunión "sin haber recibido ninguna información ni consulta previa".

Por eso, el partido de Casado ha contactado con el gabinete de Sánchez para trasladar su "disconformidad con esta actitud" y para "informar de que, en caso de que tenga interés en que se produzca un encuentro, se acuerde de forma conjunta una fecha en los próximos días".

"No se hacen las cosas así"

Por su parte, la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha criticado la "mala educación" y falta de respeto que cree que muestra el Gobierno con este comportamiento y el "olímpico desprecio" que refleja Sánchez a todo lo que no sea él con esta actitud y sus muestras de "ínfulas imperiales".

"No se hacen las cosas de esta manera", ha afirmado Álvarez de Toledo, en rueda de prensa tras la reunión de la Junta de Portavoces del Congreso, en la que ha apuntado que hay que esperar primero a ver "si el encuentro se produce", así como cuándo y en qué condiciones, aunque ha negado que esto suponga ponerlo en duda.

La propia Montero ha confirmado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Ejecutivo no había aún llamado a los 'populares', al señalar que el presidente quiere tener esas reuniones y que los gabinetes se pondrían en contacto para buscar la hora más conveniente para Sánchez y Casado.

Según ha explicado la titular de Hacienda, la intención del Gobierno es que ese diálogo se extenderá después a los agentes sociales y a las comunidades autónomas o los ayuntamientos.

El Gobierno anuncia que Sánchez y Casado se reunirán el jueves. Agencia ATLAS / EFE

Montero reclama "espíritu constructivo"

"Todo el que quiera aportar va a tener la oportunidad de hacerlo", ha dicho Montero, quien ha añadido que el Gobierno espera que su "ofrecimiento sincero" sea respondido con "altura de miras y generosidad" por parte de todos para abordar este diálogo.

Por esta razón ha insistido en reclamar "espíritu constructivo" por parte de los distintos interlocutores.

En este sentido, ha considerado que esta convocatoria para el dialogo pretende "sentar las bases" para la recuperación tras la pandemia, pero también para "alumbrar el futuro" del país, por eso "no se trata solo de acudir a esta cita sino de hacerlo con el espíritu de arrimar el hombro".

Además ha apuntado que la ciudadanía exige esa "unidad de acción" por parte de todos. "Nos jugamos mucho como sociedad y en este momento tenemos que estar a la altura para construir ese futuro", ha apostillado.

En la ronda de preguntas, María Jesús Montero ha insistido en que es "esencial" que el principal partido de la oposición, el PP, "no se autoexcluya" en este diálogo.

Por eso ha asegurado que el Gobierno celebra que Pablo Casado tenga intención de responder a la cita de Sánchez, pero debe hacerlo, ha reiterado, con disposición de sentar las bases para ese diálogo.

También ha negado por otra parte que el Gobierno pretenda aprovechar esta crisis para recentralizar competencias o busque pactos que vayan a ir en ese sentido.

Así, ante el temor de los nacionalistas sobre esta cuestión, ha insistido en que la recentralización "no va en el ADN" de este Gobierno, que defiende que el Estado de las autonomías es una "historia de éxito" y entiende que en esta crisis la coordinación se está sustentando en unos servicios públicos asentados en los distintos territorios.

"Este Gobierno conoce, sabe e impulsa el Estado de las autonomías", ha señalado la ministra, quien ha recordado que también los nacionalistas serán llamados en esta ronda de contactos para iniciar el diálogo, y también se espera de ellos que aporten su talento y creatividad para construir consensos tanto a corto como a medio plazo.

"Ojalá" todos respondan a ese llamamiento, porque es lo que esperan los ciudadanos en este momento, "unidad" y "luces" largas, ha insistido Montero, quien ha lanzado a todos el mismo mensaje, que no acudan a esta mesa ni con condiciones ni con excusas para no hablar.

Marlaska dice que han llamado a Casado

Por su parte, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado este martes que le consta que, a través de los equipos habituales, se ha llamado a Pablo Casado, para reunirse el jueves con Pedro Sánchez.

Marlaska ha respondido así al ser preguntado, en una rueda de prensa telemática en Moncloa, si Sánchez había llamado a Casado para ese encuentro, toda vez que el PP afirma que el líder de la oposición se ha enterado de esa cita por la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Según Marlaska, Sánchez ha citado a Casado "en los términos que se hace habitualmente". "Me consta objetivamente -ha señalado Marlaska- que Sánchez ha expuesto la necesidad de iniciar ya los contactos con los agentes políticos y sociales para ver cómo enfrentar la necesaria e inapelable reconstrucción social y económica".

Lo lógico, ha continuado, es empezar por Pablo Casado porque es el jefe de la oposición, "al que estoy convencido de que se solicitó su presencia en los términos que se hace habitualmente".

Al ser repreguntado por este asunto, el titular de Interior ha dejado claro que le consta la llamada al jefe de la oposición y ha precisado que esa llamada se ha hecho entre los respectivos equipos de las dos partes, "lo cual es habitual y normal". Ha aprovechado para insistir en que el pacto que propone el Gobierno es "una evidencia que demanda de forma unánime la sociedad" y que es necesario abordar urgentemente.

Marlaska no cree que haya que hacer muchos esfuerzos para explicar a los partidos la necesidad de ese pacto y ha manifestado que también Casado se mostró ayer de acuerdo con esa demanda de la sociedad.

Por otra parte, el ministro ha admitido que tiene cabida pensar que "pudimos hacerlo mejor", si bien ha asegurado que el Gobierno pone lo mejor de sí mismo, y ha apelado a la "precisa cohesión social". "Tenemos un estado fuerte", ha indicado, para después añadir que la "coordinación entre las distintas administraciones es importante y va más allá de sus representantes".

También ha querido elogiar a la sociedad por hacer "de la necesidad y responsabilidad una virtud absolutamente civil" y haber contribuido "más que nunca al bien común" al ayudar a reducir los contagios, aunque, ha advertido, queda "largo camino" por recorrer, pero "vamos por el buen camino".