27 de julio de 2020
27.07.2020
Levante-emv
Crisis del coronavirus

La Generalitat expendientará a la Iglesia por la misa a las víctimas del coronavirus

El cardenal Omella celebraba este domingo un oficio en la Sagrada Familia de Barcelona

27.07.2020 | 11:15
Un momento del oficio.

El president de la Generalitat, Quim Torra, ha anunciado que ha ordenado al departamento de Salud que abra un expediente sancionador al Arzobispado de Barcelona por la misa funeral celebrada este domingo en la Sagrada Familia en recuerdo de las víctimas de la pandemia por coronavirus.

Este desencuentro con la Iglesia católica se ha producido después de que el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, oficiara este domingo una misa de difuntos en recuerdo de todas las personas fallecidas durante el confinamiento por la COVID y otras enfermedades en la Sagrada Familia, desoyendo una prohibición del Plan Territorial de Protección Civil de Cataluña (Procicat).

Asimismo Torra ha reprochado a Omella que no haya alzado ni una sola vez su voz para condenar "la represión" que durante los últimos años se ha sufrido, a su juicio, en Cataluña. "Me parece bien que el cardenal Omella apele a la libertad de culto pero durante años ha olvidado la Constitución y los derechos humanos" relativos a la libertad de expresión y "y ni una vez ha alzado la voz" contra la represión a los políticos catalanes, ha considerado el president.

La misa por las víctimas del coronavirus que ofició este domingo el arzobispo de Barcelona reunió a varias docenas de personas en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, donde todos los asistentes llevaban mascarilla.

Los asistentes a la misa estaban sentados distanciados entre sí, pero eran más de las diez personas que establece como máximo una resolución del Procicat del pasado 17 de julio para las ceremonias religiosas.

En este sentido Torra ha anunciado que ha ordenado al departamento de Salud que abra un expediente sancionador a la Iglesia católica en Barcelona por celebrar la misa.

El president ha asegurado que "todos somos iguales" ante las resoluciones tomadas para hacer frente a la COVID-19 y que "si el Procicat y el Govern toma medidas para asegurar la salud de todos los ciudadanos, todos las debemos cumplir".

Ha remachado su mensaje directo a Omella diciendo que "yo soy católico, me eduqué en los jesuitas y mis referentes son Pere Casaldàliga y Ernesto Cardenal", y ha añadido que su iglesia es "la de los pobres y los vulnerables", la de los sacerdotes que trabajan por la comunidad en barrios de personas pobres, como el de La Mina, en Sant Adrià de Besòs (Barcelona).

"Esa es mi iglesia", ha afirmado, después de asegurar que la resolución del Procicat "se hará cumplir" en este ámbito y en los que sean necesarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook