20 de agosto de 2020
20.08.2020
Levante-emv
Crisis del coronavirus

Simón: "Las cosas no van bien, podría haber muchos muertos"

El Gobierno enducere su discuso y advierte de las conscuencias de no frenar el aumento de contagios

20.08.2020 | 18:14
Simón: "Las cosas no van bien, podría haber muchos muertos"
Simón: "Las cosas no van bien, podría haber muchos muertos"

El Gobierno ha admitido por vez primera su honda preocupación por el fuerte aumento de casos de coronavirus de las últimas semanas. Fernando Simón fue el encargado de lanzar la voz de alerta. "No se confundan. Las cosas no van bien. Si seguimos dejando que la transmisión siga, aunque sean casos en su mayoría leves, acabaremos teniendo muchos hospitalizados, muchos ingresados en ucis y muchos fallecidos", dijo el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencia Sanitarias, dejando a un lado su habitual mensaje de prudente optimismo.

El duro discurso fue especialmente dirigido a un público muy concreto: los jóvenes. Simón admitió que los mensajes las administraciones y los expertos no ha calado los suficiente entre esta capa de población y pidió ayuda a los 'influencers' y otras figuras públicas con autoridad entre este sector.

Fiestas sin riesgo

"No me vale que me digan soy joven y me va a afectar muy poco porque cada joven acaba produciendo varios casos en su familia, en personas mayores y en personas vulnerables", recordó el epidemiólogo, y destacó que "hay maneras de ir de fiesta, de pasarlo bien sin ponerse en riesgo".

Los datos públicados este jueves por el Ministerio de Sanidad siguen en la línea de los últimos días. Los casos diagnosticados en las 24 horas anteriores se situaron por segunda jornada consecutiva por encima de los 3.000, exactamente 3.349. Las nuevas notificaciones, independientemente del día en que se produjera el diagnóstico, fueron 7.039, la tercera cifra más alta desde la desescalada. La media diaria de casos de la última semana sigue al alza y alcanza los 5.083. El total de contagiados desde el inicio de la epidemia suma 377.906

Los rebrotes activos suman 1.126 en todo el territorio y el número de hospitalizados asciende 4.636. Como es habitual, Simón destacó que el gran aumento de la capacidad de detección –se hacen ya 60.000 PCR diarias--, está detrás de buena parte del crecimiento de los casos. "Hoy detactamos entre el 70% y el 75% de los infectados, cuando en el pico de la pandemia no llegábamos ni al 10%", abundó. Pero a diferencia de anteriores ocasiones precisó: "Eso no quiere decir que esos casos no existan y no vayan creciendo" .

Baja hospitalización

El índice de hospitalización es ahora del 4% cuando en la primer ola llegó a ingresarse al 55% de los positivos. "Si tenemos mil casos tenemos solo 40 hospitalizados pero si los casos suben a 100.000, nos llegarán 4.000", ejemplificó para dar cuenta del peligro de la transmisión siga al alza.

El caso de los temporeros de Aragón y Lleida muestra cómo se pueden controlar los rebrotes, algo que no ha ocurrido con los contagios entre jóvenes. La edad media de los infectados en las últimas jornadas de 35 años, cuando en la primera ola era de 62. "Llevo muchas semanas diciendo que esto no se ha acabado, pero me daba la impresión de que no estaba siendo lo suficientemente contundente. Hemos pensado que tenía que decir claramente que hay que hacerlo mejor", justificó Simón su cambio de discurso.

Educación presencial

En este panorama de aumento de contagios sin un horizonte de control a corto plazo, la inquietud va calando cada día más entre padres y profesores por el inicio del curso escolar. Si la opinión de Simón pesa en el Gobierno, éste mantendrá la idea de que no se puede renunciar a la educación presencial. El epidemiólogo fue muy rotundo al afirmar que España "no se puede permitir que dos promociones no tengan la misma calidad educativa que otras". Hay opciones para minimizar los riesgos de transmisión en los colegios y tiempo suficiente para definirlas, según el portavoz sanitario.

En la misma línea, el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, defendió que las escuelas tienen que ser "lo último" que se debe cerrar en caso de rebrotes de pandemia ya que, a su juicio, en este caso prevalece el derecho a la enseñanza por encima de la reducción de la interacción social.

El próximo jueves se celebrará la conferencia conjunta de los consejeros de Sanidad y Educación presidida por los ministros de las respectivas áreas y será allí cuando se acordarán las medidas conjuntas a tomar y los protocolos sobre cómo actuar en los casos en que aparezcan contagios.

Hay algunas comunidades, como Cataluña o Castilla La Mancha que quieren empezar con la una educación 100% presencial mientras que Galicia o Aragón optan por empezar solo parcialmente. También hay padres que propugnan la insumisión.

Confusión en el epicentro

El panorama es especialmente confuso en Madrid. Su Ejecutivo regional no ha elaborado ninguna directriz. Tras el anuncio de huelga lanzado por los sindicatos de profesores, la presidenta regional anunció la presentación de su propuesta el próximo martes, pero las diferencias internas están aseguradas. El consejero de Sanidad, del PP, avanzó ayer que "con el actual nivel de trasmisión no sería prudente empezar con clases 100% presenciales", pero el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, de Cs, le respondió que no concibe una vuelta a clase que no sea presencial.

Madrid es desde hace ya días el principal foco de la epidemia. Simón recordó ayer que en todos los indicadores, tanto en casos, como en hospitalizados y fallecidos, los madrileños representan un 30% del conjunto de España.

Aunque se cuida mucho de criticar a los responsables sanitarios de la región, el portavoz del Gobierno desliza una vez tras otra que la mayoría de la comunidades lo hacen bien y "otras no tanto, podrían hacerlo mejor". "La transmisión está bajo control en el conjunto de España pero no algunos puntos concretos, sí", precisó ayer. No era necesario que los mencionara específicamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook