Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Violencia machista

A juicio por intentar asesinar a su exnovia a golpes con un adoquín en Lorca

La Fiscalía pide 18 años de cárcel para el acusado, que tras propinar, presuntamente, una brutal paliza a la mujer en su casa, la dejó inconsciente y, al creer que estaba muerta, huyó a Pulpí

Manifestación contra la violencia de género.

Angel R. P. se sienta la semana que viene en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Murcia por, presuntamente, intentar asesinar a su exnovia al golpes con un adoquín.

Los hechos tuvieron lugar hace casi un lustro, en una vivienda de Lorca. Según se lee en la calificación fiscal, este individuo tenía "un plan preconcebido" para dar muerte a la mujer. Se dirigió a la casa a primera hora de la mañana, "sabedor de que en aquel intervalo temporal la señora se encontraría en la vivienda a solas junto con su hijo de cinco años".

La agresión se produjo en presencia del hijo de la víctima, un niño de 5 años que dormía en el mismo cuarto que ella

decoration

Tal y como detalla el Ministerio Público, el hombre "una vez accedió al interior de dicho domicilio por medios que no han podido identificarse, se dirigió hacia el dormitorio en el que la mujer dormía en compañía del menor de edad y, aprovechando las posibilidades de defensa reducidas derivadas de yacer, así como obrando con deliberada voluntad de poner fin a su vida, la propinó con fuerza, sirviéndose de un adoquín, múltiples y reiterados golpes en el rostro y en la cabeza hasta que por efecto de ello quedó tendida sobre el suelo, inconsciente". Él la creyó muerta.

Entonces, prosigue la Fiscalía, el sujeto "se cambió de ropa, introduciendo la que vestía al cometer los hechos en una bolsa de plástico, y abandonó el lugar, dirigiéndose tras ello, sobre las siete y diez de la mañana de aquel día, al área de servicio próximo al lugar de los hechos, y desde allí se traslado en un taxi a su lugar de trabajo, en una finca de Pulpí (Almería), en cuyos terrenos, en concreto en la canaleta de un invernadero, ocultó la bolsa de plástico que contenía unos zapatos, un teléfono móvil una sudadera y un pantalón vaquero, todos ellos impregnados con salpicaduras de sangre a la víctima".

Pero la mujer sobrevivió e identificó a su agresor: su ex. Ahora, este hombre, de nacionalidad española, va a juicio a partir del lunes y se enfrenta a una pena de 18 años de cárcel por asesinato en grado de tentativa. 

Compartir el artículo

stats