Tras las protestas desatadas en defensa de Isabel Díaz Ayuso ante la sede del PP, Pablo Casado ha convocado este jueves a las 11.00 al comité de dirección del partido, formado por su núcleo duro. De esta forma, el líder de los populares evita por ahora convocar a la Ejecutiva para tomar decisiones que afecten al futuro inmediato del partido.

¿Pero qué ocurriría en el caso de que la guerra abierta en el PP llevase a la exigencia de un congreso nacional extraordinario para elegir un nuevo líder? Para llevar a cabo dicha convocatoria, serían necesarios dos tercios de la Junta Directiva Nacional, por lo que en el escenario hipotético en el que la dirección de Pablo Casado se negase a un cónclave, sus críticos necesitarían recabar el apoyo de centenares de cargos públicos.

La Junta Directiva es el máximo órgano entre congresos y suma en torno a 550 miembros. La integran, además de la dirección del partido y los líderes y secretarios generales autonómicos y regionales, senadores, diputados y parlamentarios europeos, además de los cargos del PP en las distintas instituciones como alcaldes y presidente de diputaciones, entre otros.

Pero para la celebración de un congreso de estas características es necesaria una mayoría de dos tercios de los integrantes de la Junta Directiva Nacional del PP, según recogen los Estatutos del partido, que además fijan un plazo mínimo de un mes y medio desde su convocatoria, por lo que en ningún caso dicho congreso se podría celebrar antes de la primavera.

El congreso extraordinario debe contar con un debate previo en la Junta Directiva Nacional, que debe figurar en el orden de día. Es el presidente del PP quien debe convocarla, a iniciativa propia, por acuerdo del Comité Ejecutivo, o a solicitud de tres quintos de sus vocales. Para pedir incluir temas en su orden del día, es necesario que lo apoye la mayoría absoluta de sus integrantes.

Respecto a los plazos, el congreso ordinario se convoca con dos meses de antelación y el extraordinario con mes y medio, como ocurrió tras la dimisión de Mariano Rajoy. Sin embargo, "en casos de excepcional urgencia”, podría celebrarse con tan solo treinta días de antelación, haciendo constar en la convocatoria el motivo de convocar y las causas que fundamentan la urgencia. De convocarse ahora un congreso extraordinario con “excepcional urgencia”, éste podría celebrarse a finales de marzo o principios de abril.

Diferencia con el Comité Ejecutivo del PP

Los Comités Ejecutivos son el órgano de gobierno y administración del partido entre congresos en sus diferentes niveles territoriales. Según dicen los estatutos, "se vertebran internamente mediante la atribución de responsabilidades específicas de coordinación y gestión a todos o algunos de sus miembros, atendiendo a las necesidades políticas y materiales del Partido".

Entre sus funciones están ordenar, coordinar y controlar todas las actividades del Partido y adoptar las medidas necesarias para el cumplimiento de los acuerdos y directrices emanados de los Congresos y Juntas Directivas de su organización territorial; elaborar y adoptar cuantos informes y propuestas hayan de ser sometidas a su Congreso o Junta Directiva correspondiente; definir la estrategia general del Partido y sus pronunciamientos políticos y programáticos y establecer las líneas maestras de la acción política de los diversos grupos institucionales, aprobar sus Reglamentos y nombrar y cesar a los Portavoces y cargos directivos de aquellos.

También nombrar a los Secretarios Generales, a los Vicesecretarios Generales, a los Coordinadores, a los Secretarios, a los Presidentes de los Comités de Derechos y Garantías y de los Comités Electorales, al Tesorero, y aprobar las modificaciones, supresiones o refundiciones que afecten a la organización y funcionamiento interno; nombrar Comisiones que gobiernen transitoriamente algunas de las organizaciones territoriales dependientes de ellas, siempre que se aprecien graves circunstancias que así lo aconsejen. De la misma forma podrá asumir el gobierno de alguna de esas organizaciones a través de las personas que designe. (En ambos casos la transitoriedad de la situación no podrá exceder de seis meses. Transcurrido dicho período de tiempo se convocarán elecciones en los dos meses siguientes; recibir la dimisión de las personas que ostenten funciones en los Órganos de Gobierno y proveer su sustitución); resolver los conflictos entre las diversas entidades territoriales de su organización; instar la apertura de expediente disciplinario ante el Comité de Derechos y Garantías y convocar sesión de cualquier órgano del Partido que dependa de ellos con expresión en el Orden del Día del motivo de la convocatoria.

Además, puede elegir de entre sus miembros a quien tenga que dirigir el Partido solo en el caso de dimisión o fallecimiento del presidente, elevando dicha propuesta a su Junta Directiva correspondiente, y autorizar y aprobar los actos políticos, jurídicos y de gestión de los Órganos unipersonales del Partido, así como la celebración de Congresos asamblearios en el ámbito de las organizaciones territoriales que le sean subordinadas.

De hecho, este mismo lunes, afiliados del PP de distintos territorios han divulgado una carta, a través de las redes sociales, en la que piden al presidente popular que convoque "de forma urgente" a los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional para "designar una dirección provisional que se haga cargo de las cuestiones ordinarias del partido hasta la celebración de un congreso".