Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Murcia

El Pleno de Lorca aprueba la moción de las distancias con las granjas de porcino

Trece votos a favor y doce en contra han dado luz verde a la iniciativa que prohibirá la ubicación de las instalaciones porcinas a menos de 1.500 metros del suelo urbano del núcleo de la ciudad

Entrada edificio donde se va a celebrar el Pleno.

No ha habido sorpresas en la votación de la moción sobre las distancias de las explotaciones ganaderas de porcino con consultorios médicos, núcleos de población, colegios, ramblas o cauces recogidas en el Inventario de Cauces de la Región de Murcia. El equipo de Gobierno -integrado por el Partido Socialista y Ciudadanos- e Izquierda Unida-Verdes, votaban a favor, mientras que los concejales del Partido Popular y Vox, lo hacían en contra.

La moción ‘relativa a la aprobación inicial de la modificación no estructural nº 75 del Plan General de Lorca en relación al art. 148.3, del capítulo 11, del tomo II de la normativa del P. G. O. M., sobre normas particulares de las instalaciones porcinas salía, por tanto, adelante con 13 votos a favor y 12 en contra.

El Pleno, que se ha celebrado en el Centro de Desarrollo Local, CDL, se iniciaba más tarde de lo previsto por las convocatorias de prensa de distintas formaciones políticas con representación en el Ayuntamiento. La primera, la de Ciudadanos. Comparecía su portavoz, el vice alcalde Francisco Morales, que anunciaba que presentarían la misma moción sin cambio alguno. Junto a él, estaban el diputado nacional de Cs, Juan Ignacio López-Bas, y la coordinadora regional de Cs de la Región de Murcia, María José Ros.

Tras ellos, ocupaban la sala el alcalde, Diego José Mateos; el vice alcalde, Francisco Morales; y el concejal de Urbanismo, José Luis Ruiz. Mateos argumentaba que “en el Pleno se contemplan los mismos puntos del orden del día del que tuviera que suspenderse”. Y agregaba que “se puede discrepar, discutir… pero siempre desde el respeto”. En referencia a los ganaderos añadía que tras la aprobación de la moción habrá una “exposición pública, a la que se podrán hacer alegaciones. Y en tres o cuatro meses volverá al Pleno para su aprobación definitiva”.

La portavoz de Izquierda Unida-Verdes, Gloria Martín, señalaba que es un día “agridulce”. Y alertaba de que dos concejales todavía “no han condenado la violencia del Pleno”. Añadía que “no sé cómo se atreven a hablar de ‘violencia institucional’”. Poco después, ocupaban su lugar los concejales de Vox, María del Carmen Menduiña y José Martínez. Menduiña rompía una lanza por los ganaderos: “Llevan años buscando una solución y sufriendo la burocracia. Lo que ocurrió no fue un ‘asalto’ sino una entrada desesperada”.

El Pleno se iniciaba en una sala abarrotada de público y de medios de comunicación –hasta 28 periodistas habían sido acreditados para acudir a la sesión-. Todos los asistentes estaban perfectamente identificados y antes de acceder al edificio tuvieron que pasar por varios controles policiales. El edificio estaba ‘tomado’ por Unidades de Prevención y Reacción, UPR, del Cuerpo Nacional de Policía, llegados desde Murcia, y por agentes del Grupo de Intervención de Seguridad Ciudadana, GISC, de la Policía Local.

El primero en intervenir en la sesión plenaria –en torno a las diez y veinte minutos- era el alcalde, Diego José Mateos, que pedía que el Pleno se desarrollara con la normalidad con la que lo hacen todas las sesiones. A continuación le daba la palabra al portavoz de Cs, Francisco Morales, que señalaba que “Lorca es mucho más que el ‘asalto’ a un Pleno”. Haciendo justicia a la concejalía que representa, Turismo, destacaba la riqueza de la ciudad. Y pedía que el acuerdo se tomará “por unanimidad” de todos los grupos políticos.

La portavoz de Vox, Carmen Menduiña, señalaba que los ganaderos “son personas, no votos”. Y que con la normativa que se pretende “será casi imposible instalar una nueva granja. Las medidas que se plantean son demoledoras”. Por Izquierda Unida-Verdes, se manifestaron sus dos concejales, Gloria Martín y Pedro Sosa. La primera, se dirigía a los vecinos que viven junto a granjas de porcino. “Han sido seis años de lucha. Tengo que reconocer hoy, aquí, vuestro valor”. A pesar de ello, indicaba “muchos seguiréis viviendo entre purines y nubes de moscas”. Sosa, agradecía el “grado de implicación de todos”.

La voz del Grupo Municipal Popular la ofrecía el concejal Ángel Ramón Meca Ruzafa que indicaba que pretendían votar en contra como han venido manifestando en los últimos días. Y cerraba el turno de palabras el concejal de Urbanismo, José Luis Ruiz Guillén, que recordaba que antes de su aprobación final a esta normativa le queda mucho recorrido y que deberá volver al Pleno.

El edil del PP, Ángel Meca, muestra unos documentos en la sesión. Pilar Wals

Tras la votación abandonaban el público el mediador de la ‘Mesa negociadora de la ganadería’, Manuel Soler Miras, y el representante de los ganaderos, el presidente de Adespolorca, Francisco Román. Ante las constantes peticiones de los medios de comunicación para que hablara tomaba la decisión de hacerlo en la quinta planta del Centro de Desarrollo Local. Anunciaba que van a realizar alegaciones sobre el texto aprobado hoy. Pero también indicaba que el asunto de las distancias ya fue aprobado y que nunca se han mostrado en contra. “Eso se hizo en su día, en 2020. Nunca hemos estado en contra”. Y mostraba unos documentos en los que se acreditaba que todos los partidos políticos fueron invitados a la reunión previa a la manifestación de los ganaderos.

Compartir el artículo

stats