Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

El PSOE de Alicante pide ahora un frente común para defender el trasvase Tajo-Segura a un año de las elecciones locales y autonómicas

La síndica socialista Ana Barceló se desmarca de la postura mantenida hasta ahora por su partido pidiendo "unir fuerzas" | Mazón y López Miras exigen a Puig valentía para enfrentarse al Gobierno - Una nutrida representación de cargos del PP, PSOE, Compromís, Cs y Vox arropan a los manifestantes y evidencian sus diferencias

Políticos socialistas y regantes tras la pancarta principal de la protesta de los agricultores. HÉCTOR GÓMEZ

Los políticos ya están en precampaña. Queda un año para los comicios municipales y, salvo sorpresa, para los autonómicos en la Comunidad Valenciana, a lo que se une la crisis del Consell que se ha cerrado con el cambio y traspaso de carteras de varios consellers. Y esto, precisamente, ha marcado que hubiera una altísima presencia política que ha acudido a la Plaza de la Montañeta de Alicante para reivindicar la continuidad del trasvase Tajo-Segura.

Nunca antes se había visto en una protesta para defender los caudales a tantos representantes políticos de todos los partidos. Una nutrida representación de cargos del PP, PSOE, Compromís, Cs y Vox han arropado a los manifestantes en la protesta y tractorada y, de paso, han evidenciado sus diferencias, con acusaciones de unos a otros por usar la protesta con fines partidistas, la palabra que más se ha escuchado en boca de los representantes políticos, cada uno enarbolando ser los mayores defensores de los regantes. Eso sí, estuvieron juntos, pero no revueltos. Cada partido buscó su espacio, aunque los socialistas sí se mantuvieron junto a los regantes tras la pancarta principal, lo que vuelve a evidenciar una falta de unidad política en un asunto de interés para miles de personas.

Presencia política ha habido mucha, pero se ha dejado notar una ausencia, la del presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, a quien días antes, desde Presidencia, excusaban en que no acudía a actos que no fueran institucionales. Un principio que no comparte su homólogo murciano, el popular Fernando López Miras, quien ha encabezado la delegación del PP, junto al presidente de la Diputación de Alicante, y líder del PPCV, Carlos Mazón.

Precisamente, la nueva síndica del PSPV-PSOE, Ana Barceló, se desmarcó de la postura mantenida hasta ahora por su partido reclamando un "frente común" para defender el "irrenunciable" trasvase, que hasta ahora, como es evidente, no se ha buscado. "Tenemos que unir y sumar fuerzas", gritaba la también presidenta del PSPV-PSOE tratando de hacerse escuchar entre la algarabía y como a la espera de que sus palabras no quedaran como una predicación en el desierto. De hecho, Barceló, que puso en valor la presencia de cargos del Consell como las conselleras de Medio Ambiente, Mireia Mollà, y de Innovación, Josefina Bueno, quiso evidenciar su disposición a un frente común acercándose al final de la protesta al presidente murciano, a quien buscó y con el que mantuvo una breve, y cordial, conversación durante unos minutos.

La síndica del PSPV, Ana Barceló, charla amistosamente con el presidente de la Región de Murcia, el popular Fernando López Miras, al término de la protesta.

López Miras, por su parte, no dudó en lamentar que Puig no estuviera presente, y a quien exigió "valentía" para que ambas autonomías establezcan una "hoja de ruta común" frente al Gobierno central en defensa del trasvase. El presidente murciano ha recalcado que de esta transferencia de recursos hídricos desde el Tajo viven 15.000 familias murcianas, alicantinas y almerienses y depende la producción del 70 por ciento de las frutas y hortalizas que se exportan, y ha acusado al Ejecutivo de Pedro Sánchez de tratar de poner fin al trasvase "simplemente por cuestiones políticas y sin ningún criterio técnico". A varias decenas de kilómetros de distancia, desde València, Puig respondió a las críticas asegurando que mientras que su gabinete está por las soluciones, otros buscan "una bandera de enfrentamiento" para sacar rédito electoral y acusó al PP de volver a las guerras del pasado con el agua "que fueron un desastre".

Los populares Carlos Mazón y Fernando López Miras no dudaron en subirse a un tractor. AXEL ÁLVAREZ

Los regantes mostraron su descontento hacia el Botànic y el Ejecutivo central, con gritos de "fuera Compromís" y "tarjeta roja al Gobierno y al PSOE" mientras sus representantes atendían a los medios, y algunos mostraban pancartas en contra del PSOE, pero también del PP y de Cs por "votar en contra del trasvase" en Castilla-La Mancha. Sólo Vox, con mucha menor representación institucional, se salvó de las críticas ácidas de los regantes. Una pancarta con el lema "estamos aquí por culpa del PPSOE" recibió a los políticos, eso sí, sujetada por destacados miembros de la formación ultra. Hay una evidencia, el cansancio de la ciudadanía por el enfrentamiento político y la falta de unión entre los partidos.

El gobierno valenciano, del que formaba parte hasta el lunes Barceló, ha cambiado su discurso en torno al recorte del trasvase Tajo-Segura a cuyas protestas por su mantenimiento en estos años no ha acudido, salvo contadas excepciones de la consellera Mollà y del secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes, a varias convocatorias. "Exigimos al Gobierno que reconsidere su postura y se mantengan las condiciones actuales del trasvase", repitió la síndica del PSPV-PSOE, quien apostó por el "diálogo". Mientras que la nueva consellera de Innovación y Universidades, la alicantina Josefina Bueno, censuró, en un mensaje dirigido al PP, que "lo que no se puede hacer" es defender una causa con "arengas e intereses partidistas" que, dijo, sólo crean desconfianza e incertidumbre.

La presencia socialista ha sido masiva, nunca antes vista en una manifestación para defender los intereses de los regantes por el recorte de la infraestructura hídrica. Así, además de Barceló y Llanes, y a falta del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, asistieron Rubén Alfaro, secretario de Relaciones Institucionales del PSPV y presidente de la FVMP; Alejandro Soler, secretario general del PSPV-PSOE en la provincia de Alicante; Rosa Guillén, secretaria de Agua del PSPV-PSOE; Toni Francés, portavoz del PSOE en la Diputación y alcalde de Alcoy; Josefina Bueno, consellera de Innovación; Yolanda Seva, diputada nacional; Toñi Serna, secretaria autonómica de Cooperación; Carolina Gracia, alcaldesa de Orihuela; Carlos González, alcalde de Elche y otros regidores socialistas de Dolores, Los Montesinos, San Fulgencio, Guardamar, Xixona o Villena, entre otros.

También ha acudido una nutrida representación de los socialistas alicantinos. El edil Miguel Millana ha señalado que el sector primario "ha demostrado que es fundamental en el sistema productivo de Alicante como se ha puesto de manifiesto en la reciente pandemia. Nosotros, como partido, creemos que se debe seguir trabajando por las inversiones necesarias para acometer las obras de canalización y acondicionamiento que permitan la distribución de agua desalada desde Torrevieja, y a un precio razonable, a las comarcas alicantinas y, de este modo, asegurar un suministro de agua regular y adecuado. Pero todo pasa por no tocar el trasvase, que ha demostrado durante estos años la importancia vital que ha tenido para nuestro campo", ha indicado el también diputado provincial y secretario local del PSOE de Alicante.

El PSOE necesitaba visibilidad en un acto donde, a pesar de insistir en lo irrenunciable del trasvase, su mensaje no ha terminado de calar entre los regantes y evitaba así que los populares capitalizaran la presencia política en la protesta.

Precisamente, el PP también acudió con una amplia representación, encabezada por Carlos Mazón, a quien acompañaron, además de López Miras, el presidente del PP provincial, Toni Pérez; los diputados provinciales Ana Serna, Eduardo Dolón, Juan de Dios Navarro, Miguel Ángel Sánchez, Mari Carmen Jover, Alejandro Morant, Javier Sendra, María Gómez y Sebastián Cañadas; los diputados nacionales, César Sánchez y Agustín Almodóbar; el senador Pablo Ruz: los diputados autonómicos José Antonio Rovira, Miguel Barrachina y Elisa Díaz; los alcaldes de Alicante, Luis Barcala, de Pilar de la Horadada, José María Pérez, de Cox, Antonio Bernabéu, de Callosa de Segura, Manuel Martínez, de Cañada, Juan Molina, de Biar, May Martínez, de Agost, Juanjo Castelló o de Redován, Nely Ruiz, entre otros. Mazón exigió "diálogo" con el Ejecutivo central; el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, instó a un nuevo Plan Hidrográfico del Tajo con criterios "técnicos" y la delegada de la Junta de Andalucía en Almería, Aranzazu Martín, consideró que se está actuando más con cuestiones "ideológicas" que "científicas".

Miembros de Vox sostienen una pancarta contra el PP y el PSOE en la protesta. AXEL ÁLVAREZ

Mazón abogó por alcanzar un acuerdo entre el Gobierno de España y las comunidades autónomas para solucionar el problema del agua y acusó al Gobierno de Pedro Sánchez de engañar a los regantes y agricultores de Castilla-La Mancha, a quien llamó "hermanos". "También les defendemos de la demagogia y de la división entre españoles que está fomentando el gobierno socialista de Sánchez", manifestó el líder del PPCV. Mazón exige la convocatoria a una mesa de negociación e instó a Puig a ser "valiente" y que "venga aquí a defender el agua que merece su tierra" para lo que le conmina a enfrentarse a su propio partido si es necesario y se deje de "medias tintas".

Compromís, que llevó a la protesta una inédita representación, quiso evidenciar también su apoyo a los agricultores y la consellera de Agricultura y Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollàafirmó que queda margen para negociar con el Gobierno, algo que según la portavoz adjunta en las Cortes, Aitana Mas, se ha estado intentando. La formación valencianista también buscó su hueco en la manifestación y exigió al Ejecutivo central que "escuche" las reivindicaciones de los regantes. Mollà hizo hincapié en que el Consell del Botànic tiene el "aval técnico" y "la razón" para pedir al Gobierno que reconsidere su postura. No obstante, reconocieron que su postura es la de que haya caudales ecológicos y reivindican los 6 m3/segundo que harían que el Tajo "estuviera garantizado", además de pedir a Madrid mayor limpieza del río.

Además de la consellera de Agricultura y de la síndica adjunta en las Cortes, por parte de Compromís asistieron los alcaldes de Crevillent, José Manuel Penalva; el de Daya Vieja, José Vicente Fernández o el portavoz en el Ayuntamiento de Alicante, Natxo Bellido, entre otros concejales de municipios de la provincia.

Desde Cs, su síndica Ruth Merino, optó por atacar al PSOE al que acusó de ponerse de perfil ante un problema como este, y aseveró que el problema del trasvase es por el bipartidismo. "Décadas de bipartidismo han llevado a la ruina a miles de familias alicantinas que dependen del trasvase Tajo-Segura", afirmó Merino, la máxima representante de una formación en horas bajas que también quiso mostrar su apoyo a los regantes. La síndica de Cs exige a Puig que "se plante" ante Sánchez y aboga por un pacto nacional del agua, "que garantice la igualdad de recursos hídricos a todos los territorios", sin dejar, en todo momento, de cargar las tintas contra el bipartidismo que forman PP y PSOE, y que será uno de los ejes de la campaña que lleve a cabo la formación de Arrimadas. En la concentración también participaron los diputados autonómicos de Cs María QuilesYaneth GiraldoFernando Llopis Rosa Menor, así como la vicepresidenta de la Diputación de Alicante, Julia Parra, y otros cargos provinciales y municipales en la provincia, como el alcalde de Granja de Rocamora, Javier Mora o el vicealcalde de Orihuela, José Aix.

Parra alertó de que si el Gobierno sigue "empecinado" en recortar el trasvase Tajo-Segura, "nos está condenando a todos a un futuro muy negro". Respecto a la postura del Botànic, la vicepresidenta de la Diputación ha pedido "más contundencia" con el Ejecutivo central porque, a su parecer, parece que Alicante y la Comunidad Valenciana "pintan poco".

Por Vox, su portavoz en la cámara autonómica, Ana Vega, señaló que la formación "no va a dejar sola a los agricultores" y sacó a relucir, de nuevo, la interconexión entre cuencas. Una situación que ratificó el presidente de Vox Murcia, José Ángel Antelo, quien expuso que el PP y el PSOE "sólo buscan rédito localista diciendo una cosa en un sitio y otra en otro".

Puig, ausente en la protesta, defiende el Tajo-Segura sin posiciones "fundamentalistas ni viscerales"

La ausencia más sonada en la protesta de los regantes y agricultores ha sido la del presidente de la Generalitat, Ximo Puig. No obstante, también se ha posicionado en defensa de la infraestructura "irrenunciable". Puig, a kilómetros de la concentración, ha señalado que seguirá defendiendo el trasvase, pero huyendo de posiciones "fundamentalistas y viscerales" y ha criticado las "guerras del agua" que "nunca han beneficiado a nadie". Así se ha pronunciado en València, donde ha aseverado que las guerras "del pasado del PP" fueron al final un "desastre" para los regantes y que, al final, no sirvieron porque "no se avanzó en nada". Así, Puig ha defendido la reivindicación y el diálogo como la única vía para llegar a una solución y ha reivindicado la "consistencia argumental" que, a su juicio, defiende la Generalitat.

Por ello, el presidente de la Generalitat ha pedido defender esta infraestructura desde el rigor y la voluntad de acuerdo para que los regantes tengan "agua para siempre, de calidad y precio asequible". "No podemos permitir decisiones que no tienen que ver con el sustento argumental", ha agregado. Además, ha indicado que las alegaciones al ministerio de la Generalitat son "muy razonables" y se han redactado de manera técnica. También ha defendido que mediante el diálogo se ha conseguido un acuerdo en el trasvase Júcar-Vinalopó. "Eso ha sido ahora, no cuando otros se inventaron guerras. Unos buscamos soluciones y otros abogan por buscar en el agua una bandera con la que hacer enfrentamiento y sacar rédito electoral", ha agregado.

Precisamente, la Generalitat ha lanzado un vídeo en las redes sociales, coincidiendo con la protesta este martes en Alicante, en el que se puede ver a Ximo Puig refiriéndose al trasvase como "irrenunciable" y manifestando su férrea defensa en diversos foros y con declaraciones desde enero de 2020 a la actualidad, y donde no faltan las críticas a la oposición por su "partidismo", señala el jefe del Consell mientras se ven imágenes de riego y huerta y bajo el lema de "agua para siempre".


Compartir el artículo

stats