Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La trama rusa del 'procés'

Víctor Terradellas, ante el juez: "Puigdemont no declinó la oferta de los rusos. Solo dijo: 'seguid hablando'"

El Periódico de Catalunya accede a la declaración judicial íntegra del enlace del 'expresident' que propició las reuniones con los emisarios de Rusia antes y después de la DUI

Declaración judicial de Víctor Terradellas, hombre de confianza de Puigdemont

Declaración judicial de Víctor Terradellas, hombre de confianza de Puigdemont EPC

Para ver este vídeo suscríbete a Levante-EMV o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Declaración judicial de Víctor Terradellas, hombre de confianza de Puigdemont J. G. Albalat

La declaración judicial de Víctor Terradellas, exdirigente de Convergència, contiene pasajes reveladores de la relación entre varios enviados rusos y Carles Puigdemont durante los días previos a la frustrada declaración unilateral de independencia (DUI) del 27 de octubre de 2017. Ante el juez de Barcelona Joaquín Aguirre, hace una semana, el enlace del expresidente de la Generalitat intentó desvincularlo de la trama, pero también admitió que "no declinó" el ofrecimiento de ayuda de los rusos, sino que "dijo de seguir hablando" con ellos. Así lo desvela la grabación del interrogatorio al hombre de confianza de Puigdemont, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, medio que, al igual que este diario, pertenece al grupo editorial Prensa Ibérica.

La intervención de Terradellas contiene varios focos de interés, pero el principal -y por el que más se interesa el juez- son las reuniones que Puigdemont mantuvo con emisarios rusos pocos días antes de la DUI, que el 'expresident' nunca había admitido hasta hace una semana. Terradellas, ex-responsable de relaciones internacionales de CDC, fue quien propició esos encuentros.

"Hay una gente, el 23 o 24 de octubre de 2017, unos señores rusos, [entre ellos] Sergey Motin [le dijeron que era un general de Rusia), y Jordi Sardà (empresario), se ponen en contacto conmigo y me piden ver al presidente de Cataluña. Yo hago de correveidile, y le digo: ¿Estos señores quieren verte, tú quieres verlos? Y en este caso dice que sí", explica Terradellas al juez. 

La oferta: financiación tras la DUI y 10.000 soldados

¿Qué querían esos emisarios rusos? "Proponen ayuda. Entre las cosas que proponen están 10.000 soldados rusos", dice el exdirigente de CDC. Es en este punto donde trata transmitir al juez que Puigdemont no está de acuerdo con el ofrecimiento: "Aquí hay un escepticismo de todos, porque el nuestro es un proceso cívico, pacífico y democrático. Puigdemont no quiere ni oír hablar de eso. Y también proponen una 'posfinanciación', ayudar a financiar a la república catalana si se convierte en república".

Pero cuando el magistrado le pregunta por la respuesta del entonces 'president' a esas palabras, Terradellas ya deja claro que no hay una reacción adversa en ese momento al ofrecimiento los rusos: "No dice nada, dice que se mantiene atento, que agradece la visita, y que ya iremos hablando". 

Y, de hecho, al día siguiente, todavía antes de la DUI, Puigdemont se vuelve a reunir con emisarios rusos. "Al día siguiente de esta reunión viene otro señor de Moscú, que solo conozco su nombre, no su apellido, que se llama Nikolay. Y es más o menos similar. Se habla de criptomoneda, y se vuelve a hablar de la financiación que tienen", asegura Terradellas.

El exdirigente de CDC explicó que al día siguiente de la reunión en la Casa dels Canonges hubo otro encuentro entre Elsa Artadi y el grupo de emisarios para hablar de criptomonedas

decoration

Cuando el togado pregunta "por qué antes de la DUI Puigdemont declina el ofrecimiento de Nikolay y luego [Terradellas] se reúne" con el emisario ruso (viajó a Moscú en septiembre del 2018), el hombre de confianza del 'expresident' aclara: "No declinó, lo único que dice es 'seguir hablando', y seguimos hablando con Nicolai". Una investigación conjunta internacional en la que participa EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, OCCRP y Bellingcat identificó a este Nikolay como Nikolay Sadovnikov, un misterioso exdiplomático y empresario.

Artadi, la enviada del 'president' para las criptomonedas

Los rusos estaban especialmente interesados en la regulación de las criptomonedas. "Se especulaba mucho con que la criptomoneda sería una moneda de futuro, y ellos pidieron que, si llegábamos a un acuerdo posterior a la proclamación de la república, les gustaría poder consensuar una ley que pudiera regular la criptomoneda aquí", explica el exdirigente de CDC. Para este asunto, continúa en otro pasaje, Puigdemont pensó en Elsa Artadi, que acaba de abandonar la política pero por aquel entonces era uno de los principales activos de Junts per Catalunya. De hecho, "al día siguiente de la reunión con el presidente hubo la reunión con Elsa Artadi, ya no en el Palau, sino fuera del Palau", afirma Terradellas.

Pero, siempre según su declaración judicial, los rusos se decepcionaron al ver los escasos preparativos de la independencia. "Cuando estos señores llegaron proponen una reunión telemática con Putin. Cuando vieron que aquí no había nada preparado, nada….el modelo de financiación del nuevo estado catalán, el tema del banco central... Ellos reculan mucho. Nikolay se queda solo dos días porque ve que todo era broma", dice.

En otro momento, el juez le reprocha que, en conversaciones localizadas en su móvil entre él, David Madí (también exdirigente de CDC) y Xavier Vendrell (exdirigente de ERC), Terradellas llegara a hablar del número de muertos necesarios para que Cataluña llegara a la independencia.

Los 70 muertos: "Era una forma de hablar"

-¿Los rusos qué les dan [a cambio de la legislación sobre criptomonedas]?-, pregunta el togado.

-Supongo que la financiación que habíamos hablado de la república, ayudar los primeros meses para poner en marcha la república.

-Eso no coincide con las grabaciones [...] En una conversación con Vendrell lo que usted dice es que había que meter a un millón de personas en la plaza de Sant Jaume y que tenía que haber 70 muertos, y entre ellos usted mismo se ofrecía, aunque luego parece ser que no tenía intención de morirse.

-No, eso nunca (risas) [...] Seguramente era una forma de hablar. Está claro que yo creo que en Sant Jaume el día que se proclamase la república tenía que haber gente.

-¿Con qué finalidad?

-Para empujar al Govern a sacar adelante el proceso y a alcanzar la independencia.

-¿Aunque hubiera muertos?

-Hombre, nunca deseas un muerto, pero, por ejemplo, el 1-O habría podido haber alguno.

Compartir el artículo

stats