Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Relaciones internacionales

Albares defiende los acuerdos con Rabat para "acabar con el tráfico de seres humanos"

El ministro asegura que los resultados de la entente con Marruecos en el control de fronteras "se verán mucho más en los próximos meses"

José Manuel Albares con Ángel Víctor Torres. EP

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, valoró este miércoles la renovada amistad con Marruecos por su importancia para el control de fronteras y la lucha contra las mafias y el tráfico de personas. Aunque reconoció que los acuerdos con Rabat, propiciados por el giro que Pedro Sánchez ha dado a la histórica posición de España sobre la cuestión del Sáhara Occidental, no serán suficientes para cortar de raíz la llegada de pateras y cayucos a las costas españolas ("nunca se va a conseguir un cierre absolutamente total", subrayó), el ministró sí aseguró que permitirán acabar con las mafias. Esa es, al menos, la intención. "El objetivo es terminar con las mafias que trafican con seres humanos", afirmó Albares.

En visita institucional a Canarias, con diferencia la Comunidad Autónoma que soporta el mayor tráfico de barcazas provenientes de Marruecos, el titular de la cartera de Exteriores tiró de números para mostrar los primeros resultados de la entente con Rabat. En abril hubo menos llegadas que en enero y la cifra también se redujo de marzo a mayo, agregó el presidente del Gobierno regional, Ángel Víctor Torres, que compareció junto a Albares tras la reunión en la sede de la Presidencia del Ejecutivo autonómico en Santa Cruz de Tenerife. No obstante, pateras y cayucos continúan arribando a las costas del Archipiélago sin que de momento sea perceptible una tendencia estable a la baja. Es más, la oposición denunciaba este martes en el pleno del Parlamento de Canarias que la inmigración irregular no solo no ha disminuido desde que Sánchez se posicionara a favor de las tesis marroquíes en el conflicto del Sáhara Occidental, sino que incluso se ha incrementado. Ni Albares ni Torres entraron en una guerra de números, pero el ministró sí concedió que "nunca" será posible atajar por completo la llegada de barcazas.

En línea con lo anterior, el socialista recordó la difícil situación que atraviesa el Sahel, que se ha convertido en uno de los mayores nidos de terroristas del mundo. De hecho, esta amplia zona del África subsahariana concentró el año pasado hasta un 48% de las muertes causadas por el terrorismo a nivel global. Es decir, prácticamente una de cada dos víctimas mortales de atentados terroristas se contabiliza en el Sahel. Albares insistió en que esta situación, junto con los efectos de la crisis mundial de materias primas y la inflación galopante en la economía occidental, anuncia la llegada de "momentos complejos" en esta zona de África tan próxima a las Islas. Habrá una mayor presión sobre los habitantes y un "mayor empuje" hacia la inmigración como vía para huir de la pobreza, la desigualdad y el terrorismo. En este sentido, el ministro considera que la inmigración irregular, las pateras y los cayucos seguirán llegando, pero aun así, se mostró convencido de que los acuerdos con Marruecos permitirán reducir su cantidad de forma inminente.

"Los resultados [de la entente con el reino alauí] se van a ver mucho más en los próximos meses, una vez que los acuerdos se vayan desplegando", vaticinó Albares, que apuntó que más allá del control de fronteras y de la necesidad de combatir la inmigración irregular, es un "imperativo moral" hacer todo lo posible para evitar más muertes en el Atlántico. Según la oenegé Missing Migrants, hasta 1.109 personas se dejaron la vida a lo largo de 2021 en el intento de alcanzar las costas isleñas.

Compartir el artículo

stats