Alberto Núñez Feijóo ve a España en un momento "tremendamente delicado" a nivel económico, social, territorial e institucional con un "mal Gobierno" al frente y cree que los ciudadanos están deseando el retorno del PP a la Moncloa para recuperar la "ilusión". El presidente de los conservadores ha pedido a sus parlamentarios que hagan propuestas "sensatas" porque "en unos meses" pueden estar "implementando" esas medidas desde el Gobierno central. "España nos está mirando", ha advertido entre aplausos de los suyos en el discurso abierto a la prensa. Según fuentes presentes, minutos antes, sin cámaras, ha defendido de manera indirecta los apoyos puntuales al Gobierno porque considera "más importante" ser un "partido de Estado" que de "oposición". En las dos últimas semanas, el PP ha salvado al Ejecutivo al apoyarles la ley de seguridad nacional y la ley audiovisual.

El máximo dirigente se ha mostrado así de optimista en la primera reunión que convoca de los tres grupos parlamentarios del PP en el Congreso, Senado y Parlamento Europeo. El político gallego se ha visto con ellos en la Cámara alta, donde desde el miércoles él ocupa un escaño como senador por designación autonómica. Su ambición, ha asegurado a puerta cerrada, es llegar a la mayoría absoluta y lo quiere hacer contando "con todos y cada uno" de los integrantes del PP. Y asumiendo lo traumático que ha sido el relevo de Pablo Casado, les ha admitido que entiende que algunos no "confíen" en él, pero les pedido tiempo para demostrarles que pueden hacerlo. Y, si no lo logra, que ese reducto de desconfianza sea minoritario.

El dirigente conservador dice que entiende que algunos de los integrantes del PP no "confíen" en él, pero les ha pedido tiempo para ganárselos

Feijóo les ha puesto deberes y les ha dicho lo que le gusta y lo que no, aunque algunas de las frases parecían ecos tardíos del circo que se vivió esta semana en las Cortes de Castilla y León con Juan García-Gallardo (Vox), vicepresidente de Alfonso Fernández-Mañueco (PP). Gallardo aseguró que el Gobierno central "pervierte" a los menores con la educación sexual que defiende y replicó a una procuradora socialista que utiliza silla de ruedas: "Le voy a responder como si fuera una persona como todas las demás".

Adiós a alimentar el ego

El político gallego ha asegurado que no cree "en los circos parlamentarios, sino en el trabajo serio de las Cámaras". "Las cámaras no son una red social en la que competir con zascas y palabras gruesas", ha continuado. Parecía un mensaje para enterrar la afición de la anterior cúpula de Casado, muy aficionada a hacer política en Twitter e Instagram. "Prefiero una crítica razonada a un titular llamativo. Apoyaré antes una iniciativa útil para los españoles que una foto para satisfacer el ego del retratado. Valoraré mucho más una enmienda correcta a los Presupuestos Generales del Estado que un tuit ingenioso de un diputado", ha dicho en una intervención abierta a los medios de comunicación. Feijóo ha insistido en que quiere "educación" en las formas porque son más "operativas" y dan "credibilidad".

"Sé que el mal Gobierno [de Pedro Sánchez] está más cómodo insultándonos (...) Pero los españoles empiezan a cansarse de esa forma de practicar esa política. Nuestro modelo es totalmente distinto al del Gobierno actual: la seriedad, el trabajo, la coherencia... Es un camino menos espectacular, pero es el mejor para seguir a los ciudadanos. No tengo dudas y estoy convencido de que vosotros tampoco", ha continuado Feijóo.

Renovación por "adición"

El dirigente conservador ha empezado su alocución, de 18 minutos, diciendo que está "muy orgulloso" de cómo se ha hecho la transición y se ha gestionado la conformación de los nuevos equipos en la dirección del PP. "Un partido de Estado y de Gobierno, como el nuestro, tampoco puede hacer tabula rasa ni renegar de la experiencia de tantos años de servicio a nuestros ciudadanos", ha declarado. Feijóo ha mantenido como portavoces en el Congreso, el Senado y el Parlamento a las mismas personas que tenía Casado: Cuca Gamarra (también su secretaria general ahora), Javier Maroto y Dolors Montserrat. Él ha querido renovar "por adición", ha concretado.