La Ley de Bienestar Animal incluye una serie de nuevas obligaciones y restricciones. Entre las limitaciones, se han añadido varias especies animales que dejarán de considerarse mascota y que, por lo tanto, las personas no podrán tener en sus domicilios.

En cuanto a las obligaciones, todas las mascotas deberán tener seguro y, por otra parte, todos los dueños de los perros tendrán que hacer un curso de responsabilidad, una obligación que hasta el momento tan solo se imponía a los dueños de perros considerados de raza potencialmente peligrosa.

Según el artículo 30 de la Ley de Bienestar Animal, "Las personas que opten a ser titulares de perros deberán acreditar la realización de un curso de formación para la tenencia de perros con una validez indefinida".

El curso se podrá realizar bien online o bien en algunas consultas veterinarias. La finalidad de esta iniciativa es que aquellos que quieran tener una mascota aprender a cubrir sus necesidades y potenciar la convivencia responsable con los animales.

El curso será completamente gratuito y, al menos por el momento, tan solo será obligatorio para aquellas personas que tengan perro. La obligación no es solo para nuevas adopciones, sino también para aquellos que ya tienen un perro, y tendrán un plazo máximo de dos años para poder realizarlo. En caso contrario, se enfrentarían a una multa, de la que todavía no se ha determinado la cuantía.