Cullera

booked.net

Destino con origen

Cullera es la capital turística por antonomasia de la comarca de la Ribera. El origen de un universo de sensaciones que ofrece prácticamente todo lo que un visitante puede buscar y hace que nuestros recuerdos, momentos imborrables y deseos futuros nos trasladen siempre a esta capital de la esencia mediterránea. Cullera es mar, montaña y naturaleza; es río, patrimonio, cultura y gastronomía.

Esta posición estratégica, entre la montaña y el mar y junto al río Xúquer, ha sido clave a lo largo de la historia de Cullera… y hoy en día también le valen a la ciudad para ser un referente puntero para el sector turístico.

 

15 kilómetros de aguas cristalinas

La aportación de sedimentos durante milenios por el río Xúquer ha dibujado el idílico entorno litoral de Cullera, cuyo término municipal posee 15 kilómetros de playas interminables que están en el top 3 de toda la Comunitat Valenciana, con aguas cristalinas, zonas vírgenes y excelentes miradores al mar. 

Así pues, Cullera es una ciudad que tiene en sus playas su principal escaparate al mundo. Arenales que, un año más, han recibido seis banderas azules como reconocimiento al buen estado de sus aguas y a la calidad de los servicios que ofrecen. Una bahía perfecta para prácticas deportivas como el buceo o el surf, pero también con un encanto singular para la calma. 

 

Las playas de Cullera han vuelto a ser reconocidas este año con seis banderas azules.
Las playas de Cullera han vuelto a ser reconocidas este año con seis banderas azules.

Capital del arroz

Ese predominante azul en su costa se combina con más de 300 días al año de sol y una apuesta clara por la gastronomía auténtica, de proximidad y donde prima la calidad de sus ingredientes. Todo procede de su mar y de su tierra, desde el arroz cultivado por los agricultores locales hasta el pescado y marisco fresco que rebosa en otra de sus referencias: la lonja.

El principal reclamo gastronómico de Cullera es el arroz. La localidad está considerada como la capital gastronómica del arroz gracias al buen hacer de los maestros arroceros del municipio, miembros del Club de Productos Artesanos del Arroz, formado por 13 restaurantes de la ciudad.

Un recorrido urbano a través de sus monumentos  

El recorrido por el tiempo continúa en la época medieval. Entre todo el patrimonio de ese periodo, destaca el Castillo, una fortaleza musulmana del s. XI; aunque, actualmente, se mantienen murallas de diferentes épocas, por lo que el monumento constituye una verdadera amalgama de civilizaciones. En su interior, se encuentran restos íberos, romanos, medievales y modernos. La importancia arqueológica y patrimonial del conjunto arquitectónico supuso su declaración como Monumento Nacionaluno de tantos de los que hay en la Comunitat Valenciana – en 1931.  

Cullera está considerada como la capital gastronómica del arroz.
Cullera está considerada como la capital gastronómica del arroz.

Impronta de sus orígenes

Diferentes culturas y civilizaciones han pasado por Cullera durante siglos, dejando su impronta en el municipio en forma de vestigios arqueológicos, monumentos y fortificaciones, que hoy forman parte de su atractivo turístico y cultural.

Coronando la cima del monte se impone el majestuoso Castillo de Cullera, del siglo X de la época califal, que supone una parada obligatoria para el visitante, tanto por su riqueza cultural y arquitectónica como por las preciosas vistas de la bahía que se pueden observar desde este enclave único.

 
El imponente Castillo de Cullera es uno de sus principales elementos patrimoniales.
El imponente Castillo de Cullera es uno de sus principales elementos patrimoniales.

Más adelante, el esplendor de los siglos XVII y XVIII permitió la construcción de notables templos como el de la Sangre o el de los Santos Juanes, la Casa Consistorial y un amplio número de ermitas y casas solariegas de gran interés artístico.

Los paseos por el lago del Estany o por la ribera del río Júcar hasta su desembocadura, la belleza del Faro y su acantilado, la música de sus bandas, las actividades familiares… Todas estas maravillas hacen de Cullera el destino al que siempre se quiere volver.