Levante-EMV - La página no se encuentra
Levante-EMV - La página no se encuentra
Levante-EMV - La página no se encuentra
Levante-EMV - La página no se encuentra
Levante-EMV - La página no se encuentra
Maratón de Valencia
Levante-EMV - La página no se encuentra
Maratón de Valencia

La épica del último

Un requenense veterano en maratones, un francés con una enfermedad degenerativa y un tetrapléjico cerraron la carrera entre aplausos

17-11-2014TuentiMeneame

MOISÉS DOMÍNGUEZ | VALENCIA ­Apagados los flashes de los ganadores, y superadas las emociones de los que entran mediado el pelotón, el espectáculo del maratón se va recogiendo. Había que regresar a casa y a comer y empezaban a escucharse los ecos. Pero, pasadas las tres de la tarde se completó el otro podio: el de la carrera si se mira de abajo a arriba.

La primera cinta de honor fue para la italiana Eeva Tulppo, que fue ungida como «última» al ser la que cerraba los tiempos oficiales: la primera que entraba en meta pasadas las seis horas. Pero todavía quedarían por detrás 25 corredores más. Que, finalmente, también aprecen en el listado oficial.

Llorando de emoción y de felicidad entró Nicolás Martínez. 58 años, requenense de nacimiento y valenciano de residencia. «Dios ha corrido conmigo» decía entre lágrimas mientras tomaba resuello. Seguiá trotando varios metros después de entrar en la meta (6.15:45). Pero es un maratoniano de los de currículum. «Mi primer maratón fue el de Barcelona de 1997 y no acababa uno desde el Berlín de 2009. Aún recuerdo cuando aquí corríamos mil quineintas personas. Pero no puedes dejar de hacerlo. Estás que te caes, pero continúas y llegas».

La épica de Serge y Mauro
Poco despues llegó el penúltimo. Un caso extremo. Desde Avignon llegó Serge Weigeat (6.22:09). En la cola de la carrera va siempre la furgoneta de Pepe Mocholí, que no sólo corre la prueba extraoficialmente, sino que va animando a estos últimos clasificados y recoge los puntos kilométros y los guarda en el vehículo. «A éste le hemos tenido que adelantar porque iba demasiado lento e íbamos ya mucho más allá del fuera de control. Pero, de repente, ha venido por detrás y nos ha superado». Su llegada fue extraordinariamente emotiva. Serge tiene una enfermedad degenerativa y anda literalmente doblado. No sabe si volverá a correr una prueba de este tipo. Con 6 horas, 23 minutos y 45 segundos entró en meta. Le esperaban allí tres compañeros de equipos y familiares, también entre lágrimas.

Y el último teórico fue Mauro Tomasi (6.23:44). Ha hecho de su particular desgracia una razón de vivir. Con 32 años de edad sufrió un accidente de moto que le dejó sin más capacidad de movimiento que la de la mano derecha. Y así, a golpe de hombro, demuestra que «nuestro límite sólo está en nuestra cabeza». Fue el último y entró rodeado por los voluntarios, que le escoltaron como un héroe. Mocholí lo pasó mal con él. «El chaval se vence hacia un lado. Un par de veces pensábamos que volcaba la silla de ruedas». Pero su carrera de maratoniano, con la que ya ha recorrido toda europa extendiendo su mensaje, le permitió unir Valencia a Barcelona, Berlín, Milán y tantos otros.

Mucho después, ahí sí que talmente fuera de control y en pleno proceso de desmontaje se apunta la presencia de Kevin Jones (6.38:40). Así se cerró oficialmente la edicion 2014 de una prueba que regresará el 15 de noviembre de 2014. Con las mismas historias de heroismo.

Levante-EMV - La página no se encuentra
Levante-EMV - La página no se encuentra Levante-EMV - La página no se encuentra
Comparte esta página
Levante-EMV - La página no se encuentra
 
Levante-EMV - La página no se encuentra Levante-EMV - La página no se encuentra Levante-EMV - La página no se encuentra Levante-EMV - La página no se encuentra Levante-EMV - La página no se encuentra Levante-EMV - La página no se encuentra
Levante-EMV - La página no se encuentra
Levante-EMV - La página no se encuentra