Levante-EMV.com >Medio Ambiente>Noticias>

Frío solar, o cómo ahorrar electricidad sin pasar calor

Frío solar, o cómo ahorrar electricidad sin pasar calor

Empieza a notarse fuertemente una de las consecuencias del ansiado verano: el calor persistente. Y contra esta persistencia hay un aliado por excelencia: el aire acondicionado

17-07-2013TuentiMeneame

REDACCIÓN Empieza a notarse fuertemente una de las consecuencias del ansiado verano: el calor persistente. Y contra esta persistencia hay un aliado por excelencia: el aire acondicionado. La única pega de nuestro gran aliado es que tiene la fea costumbre de hacer que nuestra factura de la luz suba descontroladamente durante los meses veraniegos, algo que pesa en nuestros bolsillos. Especialmente ahora que sabemos que la luz subirá en agosto un 3,2% más, gracias a la última reforma eléctrica del Gobierno.

Pero ese aumento de nuestra factura de electricidad es algo que puede tener los días contados. Llega el frío solar, una tecnología que aprovecha lo que más abunda en verano (el sol) y lo convierte en fuente ya no de calor, sino también de frío. Así es, han oído bien. Gracias a los avances en tecnología fotovoltaica, ya pueden adquirirse equipos de aire acondicionado que cuando más sol y calor hace, menos energía consumen.

Es el caso del Kit Kaysun 3D DC Inverter, que gracias a 3 paneles fotovoltaicos que alimentan directamente la bomba de calor (la unidad exterior del equipo) consigue que el consumo del mismo sea cero durante al menos las 3 o 4 horas centrales del día, justo cuando más se hace sentir el verano.

En los hogares, este equipo puede ser una bendición. Pero imaginen la reducción de costes que puede significar en un comercio, en el que pueden ser necesarios varios equipos instalados. El coste de climatización en comercios supone una media del 35% del total de costes energéticos (datos de la AVEN). Por tanto, cualquier actuación que reduzca sensiblemente el consumo de energía en este sentido, tendrá un impacto importante en el total.

Y es que cada día los avances tecnológicos en el campo de la eficiencia energética consiguen hacer llegar al mercado productos y sistemas que no solo disminuyen los costes energéticos de particulares y empresas y reducir nuestra factura de la luz, sino que además permiten que entre todos sigamos luchando contra una de las mayores amenzas a largo plazo que penden sobre nuestra civilización: el cambio climático.