Las huelgas convocadas por todos los sindicatos de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) comenzarán a complicar la fluidez del transporte en Metrovalencia a partir de mañana, 6 de marzo. Aunque los paros convocados iban a iniciarse hoy, los sindicatos han decidido aplazar al 6 el inicio de su protesta como señal de «buena voluntad» en la negociación. Para mañana viernes, los sindicatos mantienen la huelga desde las 11 hasta las 16 horas.

Los cinco sindicatos con representación en Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) (UGT, CC OO, SIF, SF-IV y SCF) alegan como motivo de la huelga «la falta de acuerdo en la negociación del XII convenio colectivo de FGV» y la ruptura de la negociación colectiva por parte de la dirección».

Sin embargo, para la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig, las reivindicaciones sindicales se reducen a «un aumento de sueldos y la recuperación de los liberados sindicales». Dos cuestiones que, para la también presidenta del consejo de administración de FGV, «no es el momento de plantear».

Bonig, en declaraciones a los periodistas tras presentar la aplicación para el transporte público Moovit, afeó a los sindicatos que «no hayan respondido a la propuesta de convenio colectivo que presentó la empresa en diciembre de 2014». Y lamentó que se vaya a producir «un perjuicio a los usuarios por unas reivindicaciones que no puedo atender». Según la titular de Infraestructuras «los liberados sindicales en FGV no se pueden recuperar porque hay un informe de la Abogacía de la Generalitat en contra de esa recuperación». Ni tampoco es posible un aumento de sueldos porque «hay un límite presupuestario que no me puedo saltar». La consellera señala que respeta el derecho a la huelga que tienen los trabajadores, aunque criticó que los sindicatos convoquen los paros «en el momento de más afluencia» de público, al haber comenzado las mascletaes falleras, ya que es «donde se hace más daño y perjudica a los ciudadanos». Fuentes sindicales de FGV rechazan las acusaciones de la consellera Isabel Bonig. Sobre la falta de respuesta a la propuesta de convenio de la empresa, recuerdan que ya se han reunido con la dirección de la empresa y han acudido a la mediación del Tribunal de Arbitraje Laboral (TAL) en dos ocasiones. «¿Qué más respuesta cabe que esa?». Sobre sus reivindicaciones, niegan que la cuestión de los liberados esté sobre la mesa ya que se recurrió judicialmente y sigue su curso. Pero si insisten que, aunque aceptan mantener el sueldo congelado en 2015 «defendemos nuestro derecho a recuperar el 32% de poder adquisitivo que hemos perdido en los últimos años y a estar amparado por el convenio que FGV decidió, unilateralmente, suspender el 1 de julio de 2014, por lo que ahora estamos desprotegidos ante cualquier decisión empresarial».