El mirador más grande de Europa comenzó a girar al mediodía de este sábado en la Marina Real Juan Carlos I junto al edificio Veles e Vents. La atracción, operativa hasta el tres de mayo, permite contemplar una de forma panorámica la ciudad de Valencia. Los primeros visitantes destacaron que "ahora en fallas es una oferta ideal" y que permite "tomar imágenes muy bonitas de la ciudad".

La atracción cuenta con más de 40 cabinas climatizadas con una capacidad para ocho personas cada una y adaptadas para personas con silla de ruedas podrán acoger a la vez a más de 336 personas. En lo que respecta a la iluminación, 20.000 bombillas de LED de bajo consumo permitirán que se vean una gran variedad de espectáculos lumínicos.

Las entradas para subir a ver el paisaje valenciano costarán cinco euros para los menores de hasta un metro y veinte centímetros de altura y siete euros para los adultos.