Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Declaraciones

La mitad de las comisiones tendrá que declarar a Hacienda por sus actividades

Los casales desconocen si tienen que declarar las cuotas como ingresos en el nuevo impuesto de sociedades

Desde que el pasado mes de diciembre el Congreso de los Diputados aprobara la nueva Ley 27/2014 del Impuesto de Sociedades (IS), muchas son las comisiones falleras que se preguntan cuáles son los pasos que tendrán que seguir, ya que la nueva norma obliga a las entidades sin ánimo de lucro que superen los 50.000 euros de ingresos a presentar el impuesto de sociedades a título declarativo.

Entre estas entidades sin ánimo de lucro se encuentran fundaciones, clubes deportivos, asociaciones de padres y madres, ONG y, también, casales falleros. Según las estimaciones de la Concejalía de Fiestas, alrededor de la mitad de todas las comisiones que existen en Valencia se verán obligadas forzadas a realizar este trámite, esto es, las que ingresen más de la cantidad reseñada de 50.000 euros. «Todavía falta aclarar ciertos detalles con Hacienda, se está estudiando», explicó a Levante-EMV Francisco Lledó.

«La duda que tenemos es si contarán las cuotas de los falleros también como ingresos», señaló el vicepresidente de la Interagrupación de Fallas de Valencia, Pedro Pons. «Si es así, serán muchísimas las comisiones que tengan que presentar el impuesto de sociedades. En una falla medianamente grande es fácil alcanzar esas cifras», añadió Pons.

La norma entró en vigor el pasado 1 de enero, por lo que antes de junio de 2016 las comisiones afectadas tendrán que presentar el documento al Ministerio de Hacienda. La cartera de Cristóbal Montoro pretende así hacer aflorar posibles casos de dinero negro entre las contrataciones. «No es un impuesto que tengan que pagar, es simplemente declarativo», exponía Pons. El objetivo es contrastar esas declaraciones de las comisiones con las de los proveedores de las fallas (cáterin, obreros, escritores, aristas y todos aquellos que tengan una relación contractual con las fallas), para controlar que todos ellos han abonado el pertinente IVA por lo que han facturado.

Hasta ahora, las asociaciones han estado sometidas al Pla General Contable y, por su carácter de entidades sin ánimo de lucro, deben terminar con sus cuentas lo más cerca de cero. La norma ya fue criticada al hacer hincapié en la obligatoriedad de declarar las cuentas de forma exhaustiva, aunque no tributen, lo que supone «un ataque frontal del Gobierno al movimiento asociativo» ya que las entidades -según la Confederación de Asociaciones de Vecinos de la Comunitat Valenciana (CAVE-COVA)- precisarían de un gestor y de una serie de conocimientos para presentar el impuesto en tiempo y forma.

Sin inspecciones «preelectorales»

Según reseñó ayer un confidencial digital, técnicos de Hacienda han recibido órdenes de no realizar inspecciones a las fallas por la proximidad con los comicios municipales. «Nosotros no hemos pedido a Montoro nada por las elecciones», zanjó ayer Lledó.

Compartir el artículo

stats