Esto se pone ya interesante. Las fallas de 2015 en su máxima expresión, claro. La de ayer fue una gran jornada de grúa y muchas fallas empezaron a mostrar, ahora sí, sus armas. Va en serio. Y estas subidas han empezado a generar la primera gran bolsa de cotizaciones. Las fallas empiezan a subir o bajar enteros o decimales. Es cierto que aún no está todo y que son las primeras sensaciones. Fallas que anoche crecieron pueden quedar después por debajo de lo esperado, una vez finiquitados los productos.

Y todo esto cuenta. Y más de cara a los jurados, que no son impermeables y que tienen casi una semana para captar mensajes. Los «inputs» son más que importantes porque pueden predisponer. Y también por eso, la «plantà» también tiene mucho de marketing.

Algo que no le preocupa, por ejemplo, a Manuel Algarra, que ayer hizo una de las suyas en Almirante Cadarso. Es siempre el último en llegar a la demarcación, pero su «plantà» es meteórica. Anoche ya tenía gran parte del remate arriba. En un visto y no visto. «Si llegas con todo probado en el taller y sólo tienes dos fallas que plantar, no hace falta ni sacar ni levantar tan pronto».

Ayer se alabó especialmente la buena sensación de Sueca-Literato Azorín, Exposición o Mercado Central. Cada una a su nivel, claro. Pero esto no ha hecho más que empezar en serio. Y la pasión ya está ahí: anoche eran ya miles las personas que empezaron a llenar los cruces. La pasión ha llegado.