Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Vicente Boluda: "Fuset no debe dimitir, pero sí tomar nota y que saque sus conclusiones"

El portavoz de la reprobación dice que «hay que partir de cero pero sin ignorar a la asamblea»

Vicente Boluda: "Fuset no debe dimitir, pero sí tomar nota y que saque sus conclusiones"

Vicente Boluda: "Fuset no debe dimitir, pero sí tomar nota y que saque sus conclusiones"

­­

­El abogado y presidente de Pizarro-Cirilo Amorós Vicente Boluda fue uno de los protagonistas de la asamblea en la que se reprobó a Pere Fuset. Ejerció de portavoz de los que decidieron que ésta siguiera adelante a pesar de las voces que sugerían un acuerdo.

¿Qué debe pasar ahora?

Yo abogaría por empezar de cero. Que Pere Fuset tome nota y saque sus conclusiones. Y que vuelva a ser, por ejemplo, el presidente de su primera asamblea, que nos encantó. Si, como dijo Miguel Prim, vuelve a ser más presidente de la Junta Central Fallera que concejal de fiestas tendrá mucho ganado. Ahora vamos a remar todos en la misma dirección, pero sobre todo si se da cuenta de que debe cambiar sus planteamientos.

¿Qué se le reprueba exactamente: el contenido —las normas de las falleras y las lingüísticas— o el continente —no contar con la asamblea?

Las dos cosas son importantes pero, sobre todo, se le reprueba que no contara con los presidentes de falla, que usurpara sus funciones y que ignorara su mandato. Lo que no resta gravedad a los contenidos, alguno de los cuales son muy fuertes, como lo las falleras.

¿De verdad la asamblea de presidentes es quien debe decidir cómo hay que llevar a las falleras mayores y cortes?

Si lo haces con una ley, si. De la asamblea emana el poder legislativo. La Junta Central Fallera tiene el poder ejecutivo y en ese ámbito, puede hacer lo que quiera, pero si reglamentas algo, tiene que pasar por la asamblea. Si no, estás cometiendo el error de atribuirte competencias que no te corresponden.

¿Es necesario que alguien sea sacrificado?

Considero que sí, pero no él. Está claro que como presidente y como concejal, ha sufrido un desgaste, fallero y político respectivamente, pero no debe pagarlo con el cargo. Está haciendo un buen trabajo en otras cuestiones y si conseguimos la declaración de Patrimonio, seré el primero en felicitarle. Pero hay hechos graves que deben acarrear consecuencias. Hay decisiones que se tienen que tomar en ese sentido por lo que ha pasado.

Se hicieron alegatos al consenso, a que no se materializara la reprobación, además por pesos pesados de la asamblea. Pero el acto continuó hasta el final.

Se agradeció la asunción del error, pero creo que llegó tarde y mal y, para entonces, el sentir estaba claro entre los presidentes. Y en los días antes hubo demasiadas opiniones y demasiadas barbaridades. No se gestionó bien la crisis y se acabó pagando.

¿Qué pasos cree que seguirán?

Con la cuestión de las falleras, está claro que ya no hay reglamento. Y creo, sinceramente, que si se ha de hacer algo, que lo decida la asamblea, pero yo soy incluso de la opinión que no hace falta reglar esas cosas. En todo caso, tener algún informe de la concejalía de igualdad o algo similar. Con la cuestión de los poemas, creo que está claro el mandato de los presidentes, pero supongo que seguirá en sus trece y hará una votación entre mantener los versos de Lo Rat Penat o mantener el concurso con determinadas bases. Yo le diría que recapacite, porque es probable que pierda esa votación.

Compartir el artículo

stats