08 de marzo de 2018
08.03.2018

El delegado apartado de la JCF denuncia a la directiva y a dos falleras de la corte de honor

Francisco Sivera fue relegado por las quejas de las jóvenes, que le acusaron de comentarios machistas

08.03.2018 | 13:07
El delegado apartado de la JCF denuncia a la directiva y a dos falleras de la corte de honor

Los miembros de la directiva de la Junta Central Fallera, con su presidente a la cabeza, y dos falleras de la corte de honor de Rocío Gil, han recibido una citación para un acto de conciliación a finales del próximo mes de abril. Es el habitual paso previo a, en caso de no haya avenencia, siga adelante una querella criminal por calumnias e injurias.

El demandante es el miembro de la Junta Central Fallera Francisco Sivera que, como se recordará, fue apartado de sus funciones en la delegación de festejos después de que tanto la fallera mayor de València como el resto de la corte pidieran que no acudiera a los actos en los que ellas estuvieran porque, según su versión, se había dirigido a ellas en términos machistas haciendo referencia, entre otras cosas, tanto a su aspecto físico como a su vestuario. Las trece falleras pidieron no volver a coincidir con él en ningún acto al no haberse sentido para nada cómodas.

Tras evacuarse consultas se decidió tomar medidas cautelares consistentes en apartarle de dichas funciones. Y aunque el organismo fallero nunca le ha nombrado en declaraciones oficiales ni en comunicados (menos aún las falleras), el propio Sivera fue quien, una vez trascendió el tema, reclamó su inocencia y anunció que exigiría esta reparación a su honor. Desde aquel momento ha criticado abiertamente, especialmente a Pere Fuset y también a alguna de las falleras ahora en proceso de denuncia. También mandó un mensaje a los delegados de sector, dando su versión y que seguramente formará parte ahora del contencioso.

En la Exposición del Ninot, su comisión presentó una figura que hace referencia a este tema, convertido en un esquimal en una nevera de «Helados de Corte».

Lo normal es que la conciliación no se produzca y que, por consiguiente, se llegue a juicio oral en el que se llevará a cabo el relato de los hechos, cada parte con sus correspondientes testigos y pruebas, para depurar qué pasó en la sala Canal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook