09 de marzo de 2018
09.03.2018

REMITIDO

Cómo sobrevivir a una mudanza y no morir en el intento

Habitissimo, ofrece información detallada y opiniones sobre mudanzas y temas más relacionados con la vivienda

13.03.2018 | 12:18
Cómo sobrevivir a una mudanza y no morir en el intento

¡Llego el momento! has encontrado un pisito ideal y dejas a tus insoportables compañeros de piso, por fin te vas a vivir solo; o has encontrado una casa más grande para tu familia, ahora numerosa; o dejas de vivir con tus padres y te emancipas; o te mudas a otra ciudad€ todos estos cambios son muy emocionantes, sino fuera por un detalle, la mudanza.

Siempre solemos pensar que una mudanza no es para tanto y que con unas cuantas cajas y un par de amigos que nos echen una mano para bajar la nevera, en dos días está hecha€ Pero la realidad es muy diferente.
Es importante no agobiarse ya que hay profesionales que pueden ayudarnos, los encontrás en Habitissimo, donde podrás obtener información detallada y opiniones sobre mudanzas y muchos temas más relacionados con la vivienda.

En la página web de Habitissimo, se pueden solicitar presupuestos sin compromiso.
Eso sí, para que no se convierta en una experiencia traumática es mejor organizarse y tener en cuenta varias cosas, he aquí algunos consejos:

  1. ¿Cuándo hacer las cajas? Es recomendable empezar unas tres semanas antes del día de la mudanza, con tiempo y con calma las cosas siempre salen mejor.
  2. Cambiar de casa es la oportunidad perfecta de deshacerte de todas las cosas inservibles y de "los por si€", que son aquellos objetos que guardamos por si algún día nos hacen falta.
  3. Empaquetar, hay dos posibilidades: hacerlo uno mismo, si se elige esta opción es importante ser ordenado, hacerlo por habitaciones y no olvidar de poner nombres a las cajas; si por el contrario es una empresa quien se encargará de hacerlo todo, dar instrucciones claras y concisas es muy importante para después encontrar las cosas.
  4. Por último, ser previsor y pensar en la primera noche en el nuevo hogar, es decir dejar a mano sabanas, pijama, cepillo de dientes y ropa para poder asearse al día siguiente,

En definitiva, con un poco de previsión y ayuda, una mudanza puede ser de lo más fácil, todo es cuestión de organizarse, ¡suerte en esta nueva etapa!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook