11 de marzo de 2018
11.03.2018

La aplicación estricta de las bases da la victoria en luces a Cuba-Puerto Rico

La «falla de la lluerna» consigue su primera victoria desde el año 1992 y Cuba-Literato Azorín anuncia que «el veredicto nos da risa. Si tenemos que quitar, quitaremos falla, pero no liluminación».

11.03.2018 | 04:15
La aplicación estricta de las bases da la victoria en luces a Cuba-Puerto Rico

El concurso de calles iluminadas ha dejado la primera y monumental sorpresa de la semana fallera. Cuba-Puerto Rico, una de las grandes pioneras, la que, a primeros de los sesenta, empezó a ser la gran referencia. Creyeron que a la falla se la puede complementar y embellecer con luces. Y ganaron 21 primeros premios hasta el año 1992. A partir de ahí empezó el dominio de Sueca-Literato Azorín y, posteriormente, de sus vecinos de Cuba.

Ayer se reencontraron con la victoria, mientras al resto de comisiones, especialmente Cuba y Malvarrosa, si se les pinchaba, no les sacaban sangre. Casi nadie lo esperaba. Pero ellos, ya cuando presentaron el proyecto hablaban de primer premio.

¿Por qué? La clave está en las bases del concurso. Pero por si acaso, el concejal Pere Fuset pidió al jurado que diera una explicación adjunta al acta para que éste fuera más digerible.

Los puntos para puntuar
Semanas atrás, el vicepresidente de la JCF, Josep García Bosch, pidió a las comisiones que se pusieran de acuerdo en la elaboración de unas bases. Y Cuba-Puerto Rico fue quien más interés le puso. Presentó , y el resto de participantes aprobaron, unas normas de valoración, puntuables de cero a cinco. «la innovación, el carácter novedoso de la instalación (que se haya visto antes o no en València), utilización de nuevas tecnologías en iluminación; instalación y nivel técnico de seguridad, penalizando anclajes y mangas; conjunto decorativo luminoso, formas, colores y perspectivas; uniformidad y consonancia de toda la iluminación, no debiendo utilizarse sobrantes de material de otras instalación «para no llenar la calle sin sentido»; y que la iluminación funcione sin errores, que esté apagada o que haya problemas técnicos.

Esas premisas eran favorables a los intereses «puertorriqueños» y, tras ardua deliberación, les dio la victoria por delante de Cuba-Literato Azorín, Sueca-Literato Azorín y Malvarrosa. La alegría en la «Falla de las Luces» era enorme y uno de sus presidentes, Moncho Cebrián, recordaba que «es una alegría enorme y un premio a no desfallecer cuando hemos pasado décadas sin ganar. Pero las luces son nuestra seña de identidad. Habrá gente que no le guste el veredicto, pero este año había unas bases aceptadas por todos y, aplicándolas, teníamos nuestras opciones. Hemos jugado con lo que tenemos. No había más y había mucho».

Decepción en Cuba
Con una «gran sorpresa2 se toparon ayer en Cuba-Literato Azorín su segundo premio. Sin embargo, el asombro pasó más que por verse en un segundo puesto, por el cómputo global del resultado «que ha dejado en cuarto lugar a Malvarrosa». Su resultado, al fin y al cabo, les dio «risa». «Si nosotros apagamos las luces la gente no va a seguir viniendo a Russafa. Nosotros somos la atracción principal en fallas» dijo el presidente, José Giménez. Y aseguró que en las calles del barrio «todo son cuchicheos y carcajadas de incredulidad. Da risa ver al jurado". Si lo que las bases quieren es que haya menos espectáculo en nuestras luces, ¿por qué si ganamos los años anteriores?».

Y aseguró: «Somos una falla que ilumina y que va a seguir iluminando. El año que viene pondremos aún más carne en el asador, no nos van a desanimar, Si tenemos que quitar ingresos en los monumentos, lo haremos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook