11 de marzo de 2018
11.03.2018

La ruta pirotécnica que aúna los sabores de oriente y occidente

Las fallas Mossen Sorell-Corona y Maestro Gozalbo-Conde Altea se coordinan para crear «Pólvora a la vespra» - La comisión Montesa-Dr. Marañón combinó motos y petardos en la «Motomascletà»

11.03.2018 | 04:15
La ruta pirotécnica que aúna los sabores de oriente y occidente

Por primera vez dos comisiones falleras se han unido para crear una ruta vespertina de espectáculos pirotécnicos. Se trata de las fallas Mossen Sorell-Corona y Maestro Gozalbo-Conde Altea, quienes bajo el título «Pólvora a la vespra» dispararon ayer por la tarde sendas exhibiciones de petardos a las 20.00 y 21.00 horas respectivamente.

La idea de crear este «tour» nace de la voluntad de sus presidentes, Miguel Ángel Pérez, en el caso del monumento del casco antiguo, y Miguel Prim en el de la comisión cercana a la gran vía. «Hace tiempo que tenemos contacto entre ambas fallas, yendo una a las celebraciones de la otra y este año decidimos poner en marcha esta ruta», comenta Pérez a este periódico, mientras añade: «¿los planes de futuro?, que el año que viene se unan muchas más fallas a la Pólvora a la vespra».

En el caso de la falla del barrio de El Carmen, el disparo estuvo compuesto por cerca de 70.000 «trons» de mecha, unos petardos traídos expresamente desde China, donde es típica su fabricación. «Es la primera vez que se hace un espectáculo así en la ciudad de València. Además de lo novedoso del material por estas tierras, lo interesante es que se trata de una representación muy visual», señaló Pérez. El espectáculo corrió a cargo de la pirotecnia Vulcano quien dispuso los cohetes en forma de cortinas, alguna de ellas de hasta siete metros de altura, en el que el ritmo fue «in crescendo» hasta resultar verdaderamente atronador.

Rafa Solaz y Laura Hernández, vecinos del barrio de El Carmen, se enteraron de esta particular «mascletà» a través de las redes sociales. «Me ha sorprendido muchísimo, sobre todo por lo ruidosa que ha sido», comentaba Rafa. «Me parecen muy interesantes este tipo de iniciativas, son diferentes y muy innovadoras», añadía Laura.

Sin duda, este tipo de apuestas que nacen de la voluntad privada son una excelente forma para presentar al público nuevas fórmulas de pirotecnia. Una buena forma de completar a las ya llevadas a cabo por las entidades públicas.

Y de una «mascletà» con sabor oriental, a una 100 % valenciana en Maestro Gozalbo-Conde Altea. «Con color y los arreglos más propios de nuestra tradición pirotécnica», explicó Pérez. En este caso la empresa pirotécnica responsable del espectáculo fue Caballer FX.

Durante la mañana de ayer una comisión muy joven, Montesa-Dr. Marañón, conocida también como Nou Patraix, celebró la «Motomascletà», un exhibición en el que el rugido de los motores de las motos se fusionó con el sonido de la pólvora.

Se trata de la primera vez que se lleva a cabo un espectáculo de esta naturaleza y para ello se contó con la colaboración del Club Mototurismo y la pirotecnia Pironova.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook