04 de septiembre de 2018
04.09.2018

Tradición

La originalidad de la "Batalla de Flores" holandesa

El Corso Zundert organiza una fiesta de arte efímero con elementos que recuerdan a las Fallas y la Gran Fira

04.09.2018 | 20:55
La originalidad de la "Batalla de Flores" holandesa

Una procesión de iguanas es el hilo argumental de la carroza triple que ha ganado el Corso Zundert, la versión más espectacular de lo que podría considerarse una manifestación artística a caballo entre la Batalla de Flores y el arte efímero. Se ha celebrado en una comarca de Holanda y en ella, las carrozas se cubren de dalias dándole a cada una un lema. Con la particularidad añadida, a la hora de encontrar similitudes con las Fallas, que son sufragadas por asociaciones vecinales que representan a cada distrito. Son ellos mismos los que se encargan de elaborar las carrozas, para las que utilizan armazones metálicos y "corcho blanco" para los cuerpos, sobre los que se realiza la "punxà" de la flor.

El desfile de carrozas se realiza a lo largo de unas calles con gradas portátiles. No se lanzan flores porque las obras no están ocupadas por personas (salvo figurantes que ayudan a desplazarla) y en ellas se valora el conjunto, como si de una falla se tratara: escultura, juego de colores, originalidad... celebrándose el triunfo con la misma pasión que en los días 15 y 16 de marzo.

Entre las ocurrencias de diseño hay payasos voladores, personajes anónimos agobiados por las tenologías ("Sobrecarga"), tornados, la urbanización, alegorías a la Naturaleza, el Yeti, o hasta una aspiradora ("On/Off").
Los "artistas falleros" son los diseñadores, cuyos vencedores este año ha sido el grupo formado por Johan Raats, Jack Schetters, Joël Sprenkels y Hans Arnouts con su "Iguana in(ter)action" para el distrito de 't Stuk.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Más información