12 de octubre de 2018
12.10.2018

Una proclamación en clave feminista

Joan Ribó destaca el protagonismo de la mujer fallera siguiendo el hilo del discurso de las falleras mayores entrante y saliente

12.10.2018 | 00:04
Vídeo: A. Iranzo
Una proclamación en clave feminista

Pasan los años y el acto de proclamación de las falleras mayores de València es uno de los más rígidos del calendario. Como las nuevas embajadoras de la fiesta no hablan ni han hablado a lo largo de las décadas en este acto (algún día a alguien se le ocurrirá que se dirijan a los allí presentes y al mundo entero porque saber, saben), la molla del acto depende del discurso que pronuncie la primera autoridad municipal.

En esta ocasión, el guión se veía venir. «Todavía resuenan los ecos de la noche vivida en la Fonteta, cuando hace tan sólo unos semanas Rocío se despedía recordando que nunca en esta sociedad las mujeres han tenido tanto que decir y aportar. Y nos animaba a aprovechar esa revolución para seguir demostrando que las mujeres han de liderar esta época. Un mensaje que retomaba Marina en sus primeras entrevistas, ya como fallera mayor. Y es que, en medio de esa intensidad de emociones y sentimientos, Marina nos recordaba la importancia de la mujer en la fiesta» dijo Joan Ribó.

«Vosotras, Marina y Sara, junto con vuestras cortes de honor, representáis magníficamente esa realidad. Formáis parte de una generación preparada, con estudios, conocimiento y experiencia. Un talento que ponéis al servicio de las Fallas, trabajando en vuestras comisiones asumiendo responsabilidades ejecutivas en la secretaría o gestionando las redes sociales, pero también colaborando en cualquiera de las actividades de la falla, sea en teatro, banda, play backs o trabajando con los niños». Más o menos las áreas habitualmente ocupadas por mujeres que aparecían en la encuesta del «pre-informe». O que se puede deducir en cuanto se meten directivas y su distribución de cargos en una hoja de excel. «Aportáis vuestra formación y experiencia, pero también una profunda pasión y cariño por la fiesta» y las emplazó a que volvieran a hacerlo una vez finalice su año y lo hagan «con la sabiduría adquirida después de todo un año de experiencias que os enriquecerán como falleras y como personas». Una fecha, el del final de su reinado, que Marina y Sara tienen derecho a ver, ahora mismo, muy lejos.

Para acabar el argumentario feminista, Joan Ribó no olvidó que representan también a las mujeres que trabajan en otros campos de la fiesta, como los talleres, la indumentaria, la música o la pirotecnia.

Recuerdo a las que no salieron

Hubo un recuerdo a sus compañeras de viaje, las cortes de honor, distribuidas por barrios sin distinguir entre mayores e infantiles. Pero también hubo un detalle sensible que otras 120 falleras habrán agradecido: las finalistas que no salieron elegidas, «aquellas compañeras que durante unos meses han representado a sus fallas y que os han acompañado en el proceso de elección. Ellas vuelven ahora a sus casales para continuar trabajando por la fiesta. Hoy también queremos expresar a todas las candidatas nuestro agradecimiento y reconocimiento». «Sois la mejor garantía de futuro de una fiesta de raíces profundas que no tiene miedo de reinventarse y adaptarse a los nuevos tiempos» concluyó.

Marina Civera y Sara Larrazábal saludaron a un público que ya está dispuesto a darles todo. Rocío Gil, Daniela Gómez y sus 24 falleras hacían un discreto mutis por el foro tras recibir el último aplauso reconociendo su labor. La fiesta ya tiene sus embajadoras, que se estrenarán hoy mismo en la fiesta de la Federación de Especial. Las Fallas finalizan su segmento protocolario y ahora serán los monumentos, el teatro y los «play back» los que tomen el relevo. El ritmo, a cinco meses vista, empieza a desbocarse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook