22 de diciembre de 2018
22.12.2018

Pepita Samper llega al Museo Fallero

La sala incorpora nuevos elementos junto a los ninots indultados a la espera de ocupar en el futuro la totalidad del edificio

21.12.2018 | 22:38
Pepita Samper llega al Museo Fallero

Que el Museo Fallero no se moverá de Monteolivete es algo que ya se sabe. Está cerca de la gran ruta turística de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el nivel de visitantes avala la ubicación. Hasta ahí no hay vuelta atrás. El problema es que la incorporación de nuevos elementos no hace más que saturar un espacio ya de por sí abigarrado. Las novedades presentadas ayer vienen a ser un amplificador de la necesidad de emplear todas las salas del antiguo convento-cuartel-cárcel (trasladando la Junta Central Fallera a otro espacio no menos adecuado) y hacer, de verdad, un museo grande con todas las disciplinas que orbitan alrededor de la fiesta.

Porque ayer, por ejemplo, se incorporaron dos conceptos nuevos. Por una parte, el contexto histórico. Junto a algunos de los ninots emblemáticos se han incorporado fotografías en las que se destaca su ubicación en la falla. En cada sala, que representa una época, hay paneles con los acontecimientos más destacados de la época y se han realizado troqueles de personas que miraban fallas de aquellas épocas (extraídas de fotografías reales) para mostrar los cambios de tendencias en la ropa.

Cuando el Museo se amplíe (hace falta para ello dinero y ambición), deberá haber una sala dedicada al concepto de indumentaria y la figura de la fallera mayor de València. Son partes inherentes a la fiesta. De momento se tienen que conformar con una vitrina que, de todos modos, tienen mucho valor histórico. Ya se exhibe el célebre traje amarillo que lució Pepita Samper durante su participación en el concurso de Miss España de 1929. Y también están las bandas recibidas en los últimos años: la de la «Reina de las Fallas» de 1931, Ángeles Algarra, la de la Fallera Mayor de 1935, Vicenta Montoro, una de las falleras de su corte, Ascensión Valero, y la de la Fallera Mayor Infantil de 1955, Eugenia Escrivá. Un verdadero mosaico de simbologías, donde se combinan banderas republicanas, cuatribarradas y águilas franquistas. Pero que, evidentemente, no es más que una pequeña muestra, lo único que cabe actualmente.

Y nuevas audioguías

Además de contenidos, se incorpora tecnología: una audioguía en cinco idiomas que explica cada ninot indultado y su significado, algo totalmente necesario para el visitante que además del "qué", quiere saber el "porqué".

«Tras convertirlo en Museo durante el año pasado, en esta ocasión queremos redoblar nuestra apuesta para mejorar la experiencia museística y recreación fallera, con el objetivo de fomentar el discurso pedagógico de la fiesta y facilitar la comprensión de los visitantes» dijo en la presentación el concejal Pere Fuset, quien avanzó que, a falta de computarse los datos de diciembre, el Museo cuenta ya 116.000 visitas, más que en todo el año 2017.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

València

Plaça de l'Ajuntament, 1

València, 46002

1 al 19 de marzo

Todo el día

València

Plaça de l'Ajuntament, 1

València, 46002

1 al 19 de marzo

Todo el día

València

Plaza de la Virgen

València, 46001

17 y 18 de marzo

De 16:00 a 00:00