10 de enero de 2019
10.01.2019

Crónica social

La boda de Carmela Borrás reúne a las falleras mayores y cortes de 2001 y 2012

Perteneció a la corte de honor dos años y el enlace tuvo un marcado sabor fallero y vicentino

10.01.2019 | 21:18

Una boda es un acontecimiento social. Y si quien se casa ha pertenecido a la corte de honor, se entrelaza con la crónica social fallera. Y la última boda con esas coordenadas la ha protagonizado Carmela Borrás Morell, quien ha contraído matrimonio con Alejandro González. El primer novio y el único. Empezaron cuando ella tenía 18 años y tras nueve de noviazgo, rubricaron el compromiso con una ceremonia que tuvo lugar en la iglesia de San Juan Bautista de Manises. Un lugar emblemático para ellos, pues es donde se conocieron como miembros de los Juniors.

Carmela se dio a conocer el año 2001 (realmente, a finales de 2000), cuando perteneció a la corte infantil "mágica", aquella de la que han salido  hasta tres falleras mayores de València (Carmen Sancho de Rosa, Begoña Jiménez y Rocío Gil) y tres cortesanas adultas (Carmela, Sandra Molins y Marta Sobrino). Once años después reapareció, otra vez representando a su comisión, Avenida del Oeste, para formar parte de la corte de Sandra Muñoz, en 2012. Por entonces estudiaba y ahora, con las carreras de Derecho y Periodismo, ganó una oposición nacional y trabaja como letrada de la Seguridad Social en Castellón. Su ya marido, Alejandro, trabaja en la administración del negocio familiar, NP Drums, dedicada a los instrumentos de percusión.

La novia lució un vestido de José Polit, con su propia mantilla de fallera mayor, una pieza antigua, con los pendientes de la boda de su madre y una tiara que es legado familiar y flores de l'Atelier de la Flor.

La boda estaba llena de guiños falleros: las alianzas fueron de Art Antic, la peluquería y maquillaje, de Carles Ruiz. Y el novio (traje de chaqueta con chaleco), como la madrina y la hermana del novio pasaron por las manos de Jaime, el modisto y fallero de la comisión, conocido por su brillante paso por "Maestros de la Costura". Fran Tochena se encargó de la cuñada y de la madre de la novia, que no es otra que Carmela Morell, honorable clavariesa vicentina de 2018.

El banquete se celebró en el salón Myrtus de Puzol. Y allí estuvieron buena parte de las falleras de la corte infantil de 2001, incluyendo a la fallera mayor, Elena Nebot; y toda la de 2012. También estuvo Alejandra Compañ, de la corte de 2015, con quien coincide en el altar vicentino del Mercat, y María Leal, cortesana de 2014 de su comisión de Avenida del Oeste. También honorables clavariesas vicentinas como Mariví Borrell (2019), Carmen de Rosa (2016) o Amparo Silvestre (2007). También estuvo el alcalde de Manises y tío de la novia, Jesús Borrás.

Carmela y Alejandro ya han iniciado su proyecto en común después de pasar la luna de miel recorriendo la costa oeste de Estados Unidos: Las Vegas, Los Angeles y San Francisco.

A Carmela Borras la vimos el pasado mes de marzo en la Ofrenda, donde formó parte de nuestro album "Galería de Falleras Ilustres". En el año 2012, cuando hacíamos las fotos personalizadas, rememoró su Camino de Santiago fusionando el traje de valenciana con el de peregrina, en una curiosa estampa. Ambas imágenes pueden verse en la galería de la celebración que ilustra esta crónica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook