12 de marzo de 2019
12.03.2019

Tomás se encumbra una vez más pero no quiere cambiar su fecha habitual del 11-M

La pirotecnia de Benicarló entusiasma al público y a la legión de seguidores llegados desde la población para apoyarles

12.03.2019 | 00:11
Tomás se encumbra una vez más pero no quiere cambiar su fecha habitual del 11-M
Tomás se encumbra una vez más pero no quiere cambiar su fecha habitual del 11-M

Llevan ya 23 años disparando en la plaza. Llegaron en 1996 siendo unos desconocidos. Ese año ya entusiasmaron. Pasan los ejercicios, las generaciones de trabajadores y de espectadores y el disparo de Tomás siempre es de los mejores del ejercicio. El de ayer, una vez más, lo fue. Con más mayúsculas, imposible. No es de extrañar que José Antonio Gregori lo celebrara: «ha sido casi perfecto». Llevaba en una hoja todos los datos: «4.041 detonaciones, 355 segundos, 148,6 kilos...» qué más da si lo que queda, a la hora de la verdad, es la sensación de haber asistido a un espectáculo de primer orden.

Seguramente, los benicarlandos merecen disparar en los cuatro días finales. Pero no quieren. «El día 11 ya forma parte incluso del programa de festejos de las fallas de Benicarló. Vienen todos a vernos y no podemos cambiar eso porque transtornaría mucho el calendario. Nos ha tocado lunes como el año pasado fue domingo. Da igual. Siempre venimos a ofrecer un gran espectáculo, tenemos la presión entre comillas de la gente que viene y hacen el esfuerzo de no haber ido a trabajar. Incluso en los colegios se piden permisos para venir. Entonces esto ya está establecido y ni podemos ni debemos cambiarlo».

No es de extrañar que estuvieran en el palco tanto la reina de las fiestas de la Magdalena de Castelló como las falleras mayores de Benicarló, acompañadas de su alcaldesa, Xaro Miralles. Marina y la corte mayor lo vieron a pie de calle con el alcalde Joan Ribó, pero subieron inmediatamente para recibir con honores a los «tomasos» y acompañarles en la ovación. La autorización la hizo Sara Larrazábal y en el cuadro de mandos se pudo ver a María José Catalá con el dedo sobre el botón... pero de la consola electrónica.

Con un lazo negro recordando las víctimas del atentado de hace quince años (que paralizó las fallas de 2004 durante dos días), y con die z contusionados, el disparo volvió a desarrollarse con un envidiable calor, aunque no hubo avalancha de lipotimias: sólo diez.

Empieza la recta final de disparos con la sensación de que los pirotécnicos, una vez más, están cumpliendo sobradamente con unos disparos que no tienen parangón en el mundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

València

Plaça de l'Ajuntament, 1

València, 46002

1 al 19 de marzo

Todo el día

València

Plaça de l'Ajuntament, 1

València, 46002

1 al 19 de marzo

Todo el día

València

Plaza de la Virgen

València, 46001

17 y 18 de marzo

De 16:00 a 00:00