Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallas 2019

Cuando el artista no cumple su contrato

La comisión de Llorers sufre un desastre poco habitual en la fiesta después de que Ángel Tarín apenas les lleve una parte mínima de su falla

9

Un artista deja sin plantar la falla Llorers

Todos los años, cuando llega el 15 y el 16 de marzo, se presentan denuncias por parte de las comisiones de falla contra artistas contratados. El motivo: que el trabajo presentado no se corresponde con lo prometido.

Estas discrepancias pueden producirse por diferencias de criterio menores (una escena arriba o abajo) o por un desastre total. No suelen ser habituales, pero este año ha ocurrido. La «china» le ha tocado a la comisión de Llorers-Arquitecto Lucini, que se encontró la noche de la «plantà» con una amalgama irreconocible de lo que tenía que haber sido. «Somos Patrimonio Inmaterial de la Humanidad», una verdadera paradoja de lema porque lo que llegó a la plaza fueron unas pocas piezas más o menos previstas, un remate sin pintar y sin ensamblar e incluso algunas piezas de escasa calidad pero que en la comisión pensaban que correspondían a otra falla que no era la suya. «Nos han llamado de una falla de población diciendo que a sus ninots les faltaban las manos» dice la secretaria, mientras muestra una caja de cartón... llena de manos. Curiosa la historia de Ángel Tarín, que se reconvirtió a artista fallero tras haber sido agente comercial. Años atrás fue noticia por lo contrario: ofrecerse a hacer la falla de Guillem Sorolla-Recaredo para evitar su desaparición en el año 2013. Pero no es, precisamente, un artista que se pueda considerar «brillante». En València no había logrado hasta ahora ningún premio de falla grande y esta falla era la primera que plantaba en el «cap i casal» desde 2015. Lo que no entraba en el guión era esta calamidad.

Cuando a una comisión le ocurre un desastre de este tipo, existen dos reacciones inmediatas. Los falleros suelen reaccionar con vehemencia. Cuando se plantó lo poco que había pusieron un cartel en el que se leía «per ser bona gent, un artista faller ens ha fet un merder». También ha entrado en conflicto Murillo-Palomar con Llácer Fortuny. Su reacción ha sido plantar lo que había y poner en el remate un cartel en varios idiomas: «Hasta aquí llegó el artista». Estas reacciones son hasta suaves. Años atrás, por ejemplo, una comisión puso en el centro de su plaza un garrote y una pierna ortopédica, avisando de lo que le pasaría al artista si pasaba por allí.

En medio del enfado, a veces surgen las voces reflexivas: ¿no se debería haber hecho un seguimiento más celoso de cómo marcha la plantà? Aunque, cuando un taller se tuerce, lo normal es que, por muchas visitas que se hagan, no vayan a cambiar los acontecimientos.

Y la otra reacción es la de la solidaridad. Ayer empezó por las redes sociales, especialmente por parte de las fallas vecinas. En los próximos días, cuando el jurado ya ha pasado, esas mismas comisiones surtirán de ninots a la falla Llorers para que haya más cosas que quemar la noche del 19. Finalmente, el acontecimiento tiene una mezcla agridulce entre la rabia y la satisfacción por las reacciones de las personas -uno en negativo, otros en positivo-.

¿Cómo se produce un desastre de esta magnitud? Se puede ser un mal profesional, un mal administrador de taller o haber tenido un problema personal que le haya desmoronado. Es cierto que, por estridencia, suele ser un episodio que llama mucho la atención y que perjudica notablemente al colectivo, donde las informalidades son, estadística en mano, lo menos habitual. Este año pueden ser dos o tres los denunciados sobre una lista de más de 150 profesionales. Y en el Gremio duele aún más cuando el sujeto en cuestión no está agremiado.

¿Qué pasará ahora? El mismo día 15 y 16 se leen las incidencias. Pero esto puede ser inexacto. Son eso: denuncias. Más adelante llegará el «juicio» en la Junta Central Fallera. Y no siempre se le da la razón a la comisión. No va a ser, obviamente, el caso de la falla Llorers, donde es palmaria la informalidad por parte del contratado.

Mientras, a mal tiempo, buena cara: los niños de la comisión se encargarán de pintar las figuras dejadas a medio hacer. Imitarán a su manera a Pichi&Avo y la falla será un poco más suya.

Sigue a través de www.levante-emv.com toda la actualidad de las Fallas 2019; consulta el programa de actos falleros, el calendario oficial pirotécnico con todos los horarios de las mascletades y castillos de fuegos artificiales, la guía útil para seguir estas fiestas, los horarios de la Ofrenda 2019 , el tiempo que hará cada día y toda la información necesaria para seguir las Fallas de València 2019.

Además puedes consultar los premios de las Fallas 2019 y los premios de las fallas infantiles, así como seguir cada día la mascletà desde la plaza del Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats