17 de marzo de 2019
17.03.2019
Fallas 2019

Así desfiló Sara Larrazábal y la corte infantil

El viento refresca una primera parte de la Ofrenda que transcurre ordenada y con menos público de lo habitual - 58.000 personas completan el primer tramo de la Ofrenda que acaba sobre la 01:30 horas

18.03.2019 | 00:07

Poco después la 01:30 horas de la madrugada ha entrado la fallera mayor infantil de València, Sara Larrazábal, en la Basílica de la Virgen para completar el primer tramo de la Ofrenda de las Fallas 2019. Con muy poco público ya en la calle, (el lunes no es festivo) las 13 niñas han sido las últimas de un cortejo que registró un total de 58.525 personas que han entregado 31.274 ramos y ya han dejado 153 canastillas. Unas cifras que se doblarán en la jornada del martes con el turno final para Marina Civera y la corte mayor.

Este desfile ha contado con la curiosidad de que los hombres de la Junta Central Fallera también llevaban en la mano un par o tres de flores. Sara desfiló precedida de sus 5 antecesoras en el cargo (desde Claudia Villodre a Daniela Gómez) y su corte de honor. Un par de pasos por detrás su hermana y sus padres, visiblemente emocionados.

Esto avanza. La Ofrenda es el indicativo de que los cuatro días de fiesta grande entran en su recta final. Y cuando llegue el final de las fiestas, la primavera llamará a la puerta. Quizá por eso, el manto de la Virgen lucía ayer una alegoría al respecto. Aunque en la ciudad hay pocas bienvenidas que dar porque hace ya tiempo que llegó. Y después de la matinal más calurosa que se recuerda en la reciente historia de la fiesta, la primera gran riada de devoción a la Virgen de los Desamparados empezó nuevamente con un calor sofocante. Sólo por la tarde empezó a refrescar un poco. Lo que, unido al viento, devolvió sensaciones más o menos lógicas de una semana de Fallas. El manto no se centró, por ejemplo, en San Vicente y su centenario, posiblemente porque ya se le hizo una alegoría hace poco tiempo. En esta ocasión, las Fallas fueron tejiendo una alusión a la alegría de vivir. Y lo hizo, además, tiñendo de blanco el «cadafal», el color de fondo sobre el que se fueron entrelazando apenas unos detalles en rojo y rosa.

La Ofrenda, que es la obra de ingeniería organizativa más importante de la ciudad, se desarrolló tranquila, ayudada por un calendario que, a partir de una determinada hora de la tarde, se convirtió, si no en una fiesta en familia, en lo más parecido.

El sábado hubo miles y miles de personas que acudieron sin pernoctar. Que llegaron, bebieron y se fueron. La ciudad está en la calle, por supuesto, y en la hora punta se notaba. Pero nada que ver con, por ejemplo, este mismo día el año pasado. Para ello, basta con circular por lugares parecidos a las mismas horas. Sirva el ejemplo: los cortejos de falleros o de espectadores podían pasar por la Plaza del Negrito, cuando el año pasado era literalmente imposible. Incluso, cuando el reloj ya marcaba las nueve, había espacios en la calle San Vicente donde había «calvas» en las barandillas. El paso elevado se volvió a instalar, lo que ayudó a facilitar aún más el tráfico humano. Empezaron este año las poblaciones asociadas, Quart y Xirivella por un lado y los Camins al Grao por el otro, para poner al servicio de las emociones la capacidad organizativa de la fiesta. Ni siquiera la celebración de San Patricio molestó, dejando simplemente la imagen de gorros altos, colores verdes y vasos de cerveza en algunas partes del recorrido, conviviendo sin tocarse.

Se alcanzarán, seguro, los cien mil participantes, donde las mujeres será sensiblemente más numerosas que los hombres. Eso se ve, además, cuando se desfila con parejas mixtas. Llega un momento en el que se agota el contingente masculino y llegan las filas femeninas, por mucho que, detrás de la fallera mayor, aparezca otra serie de falleros acompañando al presidente.




Aunque este año fueron los infantiles los que gozaron del protagonismo al ser nombrados, la Ofrenda tiene un sistema muy rígido en el que las piezas se cambian muy poco a poco. Es por ello que la banda sonora no cambia y «València» sigue siendo, con «El Fallero», la composición que se interpretaba insistentemente. No hay que contar con que el repertorio vaya a enriquecerse, aunque alguna vez se escuche la nueva banda sonora del festejo. La Ofrenda también es escenario, cada vez más, para demostrar que se está «en la onda». Sobre todo la clase política, que no sólo multiplica su presencia, sino que avisa de ella.



La fallera mayor infantil, Sara Larrazábal, volvió a desfilar un 17 de marzo. El año pasado lo hizo casi a la hora de cenar, cerrando el desfile infantil de la comisión de José María Bayarri-Los Isidros. Anoche, acompañada de la corte, cerraba el primer cortejo bien entrada la noche. Por delante había desfilado mucha, mucha gente. Cada una de ellas con una historia. Que es verdad.






Sigue a través de www.levante-emv.com toda la actualidad de las Fallas 2019; consulta el programa de actos falleros, el calendario oficial pirotécnico con todos los horarios de las mascletades y castillos de fuegos artificiales, la guía útil para seguir estas fiestas, los horarios de la Ofrenda 2019 , el tiempo que hará cada día y toda la información necesaria para seguir las Fallas de València 2019.
Además puedes consultar los premios de las Fallas 2019 y los premios de las fallas infantiles, así como seguir cada día la mascletà desde la plaza del Ayuntamiento.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

València

Plaça de l'Ajuntament, 1

València, 46002

1 al 19 de marzo

Todo el día

València

Plaça de l'Ajuntament, 1

València, 46002

1 al 19 de marzo

Todo el día

València

Plaza de la Virgen

València, 46001

17 y 18 de marzo

De 16:00 a 00:00