04 de junio de 2019
04.06.2019
Necrológica

Testigo de las fallas del cambio y con un legado de ingenio y gracia

Plantó casi cien fallas en València, trabajo para otros artistas y su hijo, Juanjo García, es el maestro de la sátira

03.06.2019 | 21:56
Juan García Marqués, en una imagen del album de la familia.

«Se va parte de nuestra historia». Con esta frase se resume la relación de una comisión, el Mercat de Russafa, con un artista, Juan García Marqués. Un sentimiento que se multiplicó por todas aquellas para las que trabajó un artista que fallecía ayer. Un protagonista y testigo en primera línea de las fallas del cambio y que, además, siguiendo una de las costumbres más destacadas en el Patrimonio de la Humanidad, la transmisión de padres a hijos, ha dejado como continuador a su hijo, Juanjo García, el maestro indiscutible del ingenio y gracia en la historia de la fiesta.

Juan García Marqués cultivó todas las artes plásticas y, aparte de su producción de fallas infantiles, transitó en el mundo de las fallas grandes desde el año 1969, abandonando la profesión con el fin de siglo. Tanto es así, que sus dos últimas fallas firmadas fueron en la mencionada demarcación del mercado, en los años 1998 y 1999 (al año siguiente tomaría el testigo en la misma su hijo Juanjo). Independientemente, trabajó incansablemente para otros artistas. Acercándose a las cien fallas, en 1989 recibió el "Ninot d'Or" del Gremio de Artistas.

No fue un cazador de primeros premios. Ni falta que le hizo para ganarse un puesto en la historia. Sólo logró uno de falla y otro de ingenio, los dos en la misma comisión y el mismo año: en 1991 para Guillem de Castro-Triador. A pesar de ello, su trabajo era lo suficientemente convincente como para ganarse la confianza de allá donde plantara. Prueba de ello es que las renovaciones fueron una constante. No sólo en Triador, donde plantó once veces, sino también en Músico Gomis, Creu Coberta, Sagunto-Padre Urbano o Salvador-Trinitarios, donde plantó las cuatro últimas fallas de esta exitosa, a la vez que desaparecida, comisión. Y, sobre todo, en Russafa, donde plantó la cuarta parte de su producción: Cádiz-Literato Azorín Cuba-Puerto Rico, Mercado y Tomasos-Carlos Cervera.

Sabiendo su lugar, no se atrevió demasiadas veces con fallas de grandes dimensiones. Ni falta que le hizo para ganarse un puesto en la historia.Tanto es así, que su pico lo marcó con tres fallas de Primera B en Cuba-Puerto Rico (1973), Pie de la Cruz (1979) y Exposición (1980). Queda la obra, el recuerdo y la herencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

València

Plaça de l'Ajuntament, 1

València, 46002

1 al 19 de marzo

Todo el día

València

Plaça de l'Ajuntament, 1

València, 46002

1 al 19 de marzo

Todo el día

València

Plaza de la Virgen

València, 46001

17 y 18 de marzo

De 16:00 a 00:00