Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambio

La sección de Especial acuerda limitar la altura de las fallas a 14 metros y duda si hacerlo ya este año

Los remates ya elaborados por la comisión del Pilar podrían obligar a aplazar esta medida a las fiestas de 2021

La sección de Especial acuerda limitar la altura de las fallas a 14 metros y duda si hacerlo ya este año

La sección de Especial acuerda limitar la altura de las fallas a 14 metros y duda si hacerlo ya este año

Las fallas de la Sección Especial tendrán una altura máxima de 14 metros si no hay cambios de última hora. Y doce de ancho. Pero podría ser que el cambio no llegara más que a partir de las fiestas de 2021. La reunión que mantuvieron los artistas de la máxima categoría y los representantes de las comisiones, todos ellos componentes de la Federación, se encontraron con un escollo inesperado que partió, sorprendentemente, no de una comisión, sino de un artista. Paco Torres Josa, autor de la falla del Pilar, puso objeciones a alcanzar el acuerdo de forma inmediata porque, según argumentó, ya tenía buena parte de la falla fresada especialmente las piezas grandes y que éstas tenían una altura mayor de lo que se pretendía establecer como límite.

Esto provocó el punto de fricción cuando las cosas parecían ir bien encaminadas. La Federación decidió darse 48 horas de margen, que finalizarán hoy, para ver qué pasa. Y entre otras cosas, la decisión estaba en el tejado de la comisión del Pilar, que anoche tenía junta para adoptar alguna medida. Que no es fácil en el corto plazo y que podrían pasar por instar a establecer un máximo de altura superior al previsto y con carácter provisional para la edición de 2020, preguntarse si hay alguna forma técnica de adecuarse a estas alturas, reservar las figuras para otra ocasión o, simplemente, que se acepte la imposibilidad de asumir las medidas máximas este año y aplazarlas a 2021, aunque fuera con el compromiso ya firmado en estos momentos.

La decisión de rebajar el volumen de las fallas responde, tal como informó ayer Levante-EMV, al intento por parte de artistas y comisiones, de «racionalizar» el trabajo y que no se convierta en un negocio inviable. Se piensa que, atemperando las alturas, se ahorrarían costes (material, transporte, almacenaje...) que redundarían en los propios talleres. «No es la panacea bajo ningún concepto» se ha reconocido en los dos lados, pero sí que se considera que ayudaría a evitar la espiral de bancarrota.

El acuerdo entre las fallas de Especial tiene que tomarse por unanimidad. Es la norma sagrada que tiene la Federación. Y de ella dependen muchas cosas en el futuro porque podría generar un efecto dominó con el resto de categorías.

Proyecto para el resto

En concreto, esta reunión de artistas y comisiones tendrá su repetición con las fallas de Primera A. Y el Gremio de Artistas Falleros tiene redactado una propuesta de baremo para el resto de secciones, de tal manera que la altura de las mismas iría bajando por segmentos hasta que, en un determinado corte, ya sería una altura estándar.

La Sección Especial puede establecer sus propios límites, puesto que son una categoría "cerrada" (nadie va a subir a la máxima categoría este año) y si hay un acuerdo unánime, pueden autorregularse. Lo mismo sucede con la Primera A, si hay consenso entre fallas federadas y no federadas. Unos baremos generales para el resto de secciones requerirían el acuerdo en la asamblea de presidentes y quedarían reflejados en las bases como de obligado cumplimiento, tal como sucede con las fallas infantiles.

¿Cómo se evalúan las dimensiones de una falla? Se cuenta para ello emplear medios técnicos para determinar la antropometría de cada monumento mediante el uso de una aplicación.

La reunión de la Especial se ha realizado, seguramente, un poco tarde en el tiempo. Es verdad que los artistas de esta categoría empiezan ahora a preparar las obras, una vez han pasado la primavera realizando hogueras . Todos los artistas sin excepción han plantado en Alicante. Pero Paco Torres, que el próximo año tendrá Pilar y Quart-Palomar como obras principales, sostenía que él ya había empezado el trabajo y que era imposible dar marcha atrás. De hecho, es un artista que persigue el primer premio y que en sus tres fallas anteriores ha jugado precisamente la baza de los grandes volúmenes, que en los últimos años no han sido garantía de primer premio.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats