Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zulema Rodríguez Ferrandis: Una hija de Natzaret que se debate entre el turismo y el trailer del puerto

Zulema Rodríguez Ferrandis: Una hija de Natzaret que se debate entre el turismo y el trailer del puerto

Zulema Rodríguez Ferrandis: Una hija de Natzaret que se debate entre el turismo y el trailer del puerto

De la A a la Z. Iba a ser Alba y acabó siendo Zulema. «Parece ser que fue una decisión de los dos». Papá y mamá. Y se quedó con un nombre diferente, pero con mucha personalidad. «Creo que no tengo santo. Es un nombre árabe que significa Paz. Cada vez que me presento en un sitio llama la atención». Sería la primera Zulema y la última en el orden alfabético del santoral desde que la corte es corte. Ese lugar ahora mismo ostenta la actual corte infantil Zaira Nácher.

La cuestión personal de Zulema es curiosa: «Estoy acabando el grado de Turismo en la UV». Pero a la vez «estoy trabajando en una bolsa de trabajo temporal en el Puerto de València». Dicho de otra forma: «soy camionera. Llevo un trailer. Me subo por los barcos...». Estibadora en toda regla, aunque no es la primera fallera mayor con ese oficio. «Me encanta. Me apasiona». Y ahí viene la duda: ¿con qué se queda para el futuro? «Estoy dudando y seriamente. Tanto una cosa como la otra me encantan, aunque sean polos completamente opuestos. En el puerto siempre hay trabajo. Siempre hay contenedores que mover. Turismo, ya veremos cuando acabe. Lo que no quiero es quedarme en un despacho. Quiero aire libre».

La cuestión fallera de Zulema también es curiosa: «Mi madre era la fallera mayor de la comisión para el año 1995 y una semana antes del nombramiento... se enteró de que estaba embarazada de mi. Mi abuela ya tenía compradas telas, aderezos... todo. Se tuvo que echar atrás». Se quedó con esa espinita, como es fácil imaginar. «Y mi abuela, sin decirnos nada, la presentó a fallera mayor en 2013. No veas la sorpresa. Con 38 años fue fallera mayor. Ni ella lo sabía. Fue algo increíble. Somos una comisión muy familiar y todos sabían que se había quedado con esas ganas. Y el nombramiento lo hacemos por sorpresa».

Más o menos lo que le pasaría a ella misma años después. «No pude ser infantil ni tampoco suceder a mi madre en el cargo. Dos años seguidos... además era todavía muy joven. Era mejor esperar. Pero me pasó lo mismo: me presentaron sin yo saber nada y me nombraron por sorpresa. Las fotos hablan por sí sola».

Es la familia materna la de Natzaret. «Mi abuelo nació en la calle Alta del Mar. Trabajaba en el puerto». Como puede verse «hemos estado muy vinculados al puerto». Eso sí, «mi abuela era modista. En Natzaret la conoce todo el mundo. Hace trajes de fallera y no recuerdo más que verla haciéndolos». Su familia paterna es más trotamundos. «Mi abuelo era militar. Los hijos los tuvo allá donde estaba destinado: mi padre, en Vitoria; mi tía, en Badajoz y mi otro tío ya fue en València». Ir de aquí para allá, pero más cerca, es lo que le espera si su nombre es uno de los que aparecen escritos en cierto sobre el día 21.

Compartir el artículo

stats