Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quiero ser fallera mayor de València

Nieta de la leyenda del toreo cómico, "Don Canuto" y marcada por su vida en Alemania

Macarena Villaverde López | Carrera Malilla-Ingeniero Joaquín Benlloch (Quatre Carreres)

Nieta de la leyenda del toreo cómico, "Don Canuto" y marcada por su vida en Alemania

Nieta de la leyenda del toreo cómico, "Don Canuto" y marcada por su vida en Alemania

Alo largo de la historia, las preseleccionadas han exhibido todo tipo de ocupaciones y estudios. Y de sus ancestros, lo mismo. Pero esto no lo habíamos visto: «mi abuelo era torero cómico. Don Canuto». El histórico Angel Villaverde. «De la Banda del Empastre. Tengo tíos banderilleros, mi bisabuelo también fue torero cómico, mi padre, Paco Villaverde, ha sido locutor en "El Albero" y ha escrito sobre Enrique Ponce, que es amigo de la familia». Ella misma reconoce que «soy taurina. Claro que me gusta. Lo llevo en la sangre». No en vano, los Villaverde son una verdadera estirpe en el toreo valenciano, tanto en el serio como en el cómico. A ella misma la bautizaron «con un capote de un tío mío». «El día 16 o 17 procuro ir con mi padre a la Feria de Fallas. Este año me quedé con las ganas de que Enrique me brindara un toro. Esta vez tenía que estar en la comisión». Que para eso era la fallera mayor de la comisión de Malilla.

La vida de Macarena, sin embargo, no gira en torno al arte de Cúchares, sino al turismo. Y está marcada por un país. «Terminé la carrera de Turismo e hice las prácticas en el Hotel Las Arenas. Fue una experiencia muy importante, porque es uno de los hoteles más importantes. Estuve en el departamento de eventos. Pero me fui a Alemania a trabajar. Empecé casi sin saber alemán, pero me cogieron por el castellano y el inglés que tenía. Una vez ya me desenvolvía bien busqué mejorar, pasé por coordinación de eventos en Pullman y después acabé de ejecutiva de ventas para la cadena Marriot». Algo más de tres años en Deutschland «pero yo tenía que viajar todos los meses a València. Cumpleaños, exaltaciones, Fallas, que eran obligatorias...». El caso es que «tenía ganas de volver a casa, a estar con mi familia, con el sol, la playa, las flores...». No, no es comparable con Alemania. «Hablé con mi pareja, que es alemán, y nos volvimos aquí. Él está trabajando y yo he vuelto a estudiar. Soy inquieta y quiero aprender más. No quiero quedarme incompleta. Decidí a hacer un master de marketing e investigación de mercados y ahora he estado con la tesis y... quería ser fallera mayor». No le da miedo haber salido del mercad laboral. «Tengo confianza de que volveré. Y hablando alemán, inglés y español no lo veo problema. Se que volveré». Pero no habla alemán con su pareja. «Habla perfectamente castellano. Y se me ha hecho fallero».

Es la fallera mayor 2019 de Carrera Malilla-Ingeniero Joaquín Benlloch, aunque vive al otro extremo de esa gran pastilla de barrios que es Quatre Carreres: por Instituto Obrero. «Mi historia fallera se la debo a mis tíos y a una anécdota. Años atrás sabes que el tema de la insonorización de los casales no era como ahora. Al final, mis tíos, en lugar de denunciar, se apuntaron a la comisión». Probaron y se quedaron. «Y cuando fuimos naciendo, nos fuimos apuntando».

Fue infantil en 2002 «pero no pasé la preselección. Era tan alta como ahora». Diecisiete años después llegó el regreso. «Quería, sí o sí, repetir, pero primero quería acabar los estudios y también esperar por antigüedad». Que además son muchos en la comisión. Ya vivió de forma especial el 50 aniversario de la comisión «tanto, que estaba estudiando en Holanda y tuve que decir que "ha pasado algo en València y tengo que volver unos días" para poder bajar, porque no era tiempo de vacaciones». Ahora, si sale elegida, tendrá que orillar estudios y trabajos, pero salta a la vista que de forma indolora. Alguien le deseará "Viel glück!".

Compartir el artículo

stats