El vicerrector de la Basílica, Álvaro Almenar, ha recordado que «las ofrendas a la Virgen en su camarín tienen un límite. Si la gente pretende venir a depositar flores debe recordar que se puede hacer todo el año, pero que si un día se viene masivamente, no tendremos más remedio que tirarlas, cosa que no queremos».

Es el particular diagnóstico ante la posibilidad de que el mundo de las Fallas acuda de forma espontánea los días 17 y 18 a llevar flores, algo que queda por ello desaconsejado. Y es una alternativa que no se considera descartable: no cortejos organizados, sino simplemente acudir, aprovechando la libertad de movimientos, para llevar un ramo.

Es una de las conclusiones de la reunión mantenida también con el concejal Carlos Galiana. En la misma también se habló de la petición de las comisiones de asistir a las misas de San José. Desde el consistorio se recordaba que éstas dependen exclusivamente de las parroquias. «Por consiguiente, si se quiere acudir a los oficios, hay que ponerse en contacto con ellas». Dicho de otra forma, el ayuntamiento no instará a acudir o dejar de hacerlo por dos motivos principales: porque no es su jurisdicción y por evitar cualquier tipo de invitación que pueda incitar a acudir no ya falleras mayores y presidentes, sino generar un «acto», como un pasacalle, que a día de hoy está rigurosamente prohibido por el número de no convivientes que pueden reunirse.