La comision de Mestre Serrano-Alacant es la primera del censo de la Junta Central Fallera que ha comunicado una decisión que marcará el futuro social en los casales en las próximas semanas: por una abrumadora mayoría de 142 votos a uno, sus falleras mayores y presidente infantil repetirán en el cargo. Lo que supone que lo ostentarán por tercer año.

Es la forma de decir que la comisión reconoce a su "cuadro de honor" que merecen disponer de unos festejos falleros como toca. Y que si hay posibilidad de celebrar "algo" en septiembre u octubre, esto se considera tan provisional que no se puede considerar "semana de fallas".

No es la primera comisión que ha tomado la decisión pero, que se sepa, es la primera que lo ha dado a conocer de forma oficial este ejercicio.

El acuerdo se tomó, según explica el presidente, Pepelu Martínez, "mediante una votación que hacemos por google". Pero cuyo resultado parecía más que cantado porque "la directiva me decía que era condición indispensable que continuaran los tres, porque lo merecen".

Así, Olga Cerveró como fallera mayor y los hermanos Paula y Aitor Chumillas continuan un periplo que empezó el 12 de abril de 2019, cuando tuvo lugar el nombramiento de los tres y que, por esa continuidad forzosa, se va a prolongar durante tres años completos y hasta que la comisión consume el relevo con la nueva proclamación.

La continuidad de falleras mayores y presidentes infantiles se saldó el año pasado con un refrendo absoluto por parte de las comisiones, que entendían que sus representantes merecían esa continuidad. Durante los últimos doce meses, apenas han tenido una actividad muy limitada. Seguramente, la continuidad para 2022 puede generar más dudas, por que estas continuidades "empujan" a quienes están en la cola (en las comisiones que pueden permitirse tener turnos ocupados).

En este caso, el presidente de la comisión se puso en contacto primero con los teóricos representantes "naturales" de 2022. "Han sido extraordinariamente comprensivos. Y creo que, al final, es lo mejor. Creo que todos tenemos claro que durante lo que queda de 2021 va a haber mucha actividad que no se va a poder celebrar. Y además de tener una semana fallera en condiciones, que habrá que ver si la conseguimos en 2022, hay muchos actos que todavía no se podrán celebrar en plenitud".

La "semana fallera" de 2021 para Olga, Paula y Autor se ha saldado con el engalanado de calles con "senyeras", la foto sobre la pintada en el suelo organizada por la JCF, la visita al escaparate adornado con las bandas y cuadros, una visita a la exposición sobre fallas de Xirivella en el Centro Comecial Gran Turia y tres ofrendas (una en el casal, y otras dos en parroquia a la Virgen de los Desamparados y la Virgen de la Salud.

Dicho de otra manera, consideran que vale más la pena un 2023 en plenitud y que las de 2020, 2021 y 2022 acaben por completar, aunque sea a base de "retales", una serie digna de actos.

La Ofrenda a la Virgen de la Salud, en la semana de "no Fallas" es el último acto en el que han participado los representantes de la comisión

La Ofrenda a la Virgen de la Salud, en la semana de "no Fallas" es el último acto en el que han participado los representantes de la comisión

Este debate, eso sí, será especialmente intenso en aquellas comisiones en las que el nombramiento lleva incluido el pago de una cuota suplementaria. O aquellos que sí que tienen muchas falleras (especialmente infantiles), en lista de espera.

La "prórroga del contrato" de Olga, Paula y Aitor ha sido, en la comisión de Xirivella, indolora y aceptada de buen grado. Y todo parece indicar que esto se va a repetir en muchas comisiones de Xirivella.

La comisión de Mestre Serrano, como todas las de la población asociada a la JCF, tiene pendiente "tener una solución para el artista y el pirotécnico" puesto que en esta villa no se cobra la subvención municipal. "Lo que necesitamos, seguramente más que nadie, es que nos prometieran que sí que se va a poder plantar y quemar lo que tenemos pagado y guardado. Sabiendo eso, nos podemos lanzar a contratar nuevas fallas, que es lo que estamos deseando".

En lo social, la comisión, sobrevive bien "porque hemos establecido unas cuotas de mantenimiento, de 6 euros el primer año y 12 éste. Y funciona porque apenas hemos tenido diez bajas entre casi cuatrocientos. Y sabemos que es gente que si se lo ha dejado es porque, de verdad, no puede. Y hasta hemos tenido algunas altas".