Las carpas (o las instalaciones parecidas, tan sólo techadas, más adaptadas a las temperaturas de septiembre) no podrán ser utilizadas en las Fallas de Septiembre hasta el 31 de agosto, cuando se prevé que acudan los infantiles para su cena de plantà.

El montaje, sin embargo, podrá empezar desde el viernes anterior, el 27 de agosto. Ese día se podrán instalar las que se instalen en solares y calles peatonales.

El sábado 28 podrán montarse las de comisiones de censo alto (superior a 400 personas), cuya ubicación no afecte a las líneas de la EMT. Antes de que llegara el desastre pandémico eran 48 las comisiones que podían aspirar a ello por censo, cifra que por lógica debería verse reducida, antes de la afectación del transporte público.

Pero, por contra, también se autorizarán las carpas que, independientemente del censo total de la comisión, se instalen en zonas ajardinadas, zonas para peatones, zonas de aparcamiento y aquellas que se sitúen en zonas de tráfico pero que no afecten a las líneas de EMT ni corten por completo la circulación viaria.

El resto, el grueso del censo, se autorizará desde el 29 de agosto a las 7 de la mañana.

Queda la salvedad de las instalaciones complicadas, las que "puedan presentar una importante afección al servicio de transporte público de la EMT y puedan suponer un notable perjuicio para el conjunto de la ciudadanía, se podrán plantear unas fechas de autorización posteriores, siempre con antelación a la plantà, con el objetivo de minimizar su impacto sobre la red".