Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Falleras Mayores sin falla ni festejos

María Dolores, Maribel y María tendrán que esperar a marzo para retomar su reinado como máximas representantes

Falleras Mayores sin falla ni festejos

Ser la máxima representante de la comisión es el sueño de cualquier fallera. Los días previos a la esperada llamada son un cúmulo de nervios, adrenalina y esperanza. Una vez recibida la noticia, empiezan los preparativos y, unos meses después, la imposición de la banda que les acredita como máximas representantes materializa ese sueño tan ansiado. A partir de ese momento, la agenda se llena de actos y empieza la cuenta atrás para la llegada de la esperada semana fallera de marzo.

Maribel Muñoz.  | LEVANTE-EMV

Maribel Muñoz. | LEVANTE-EMV saray fajardo. valència

Sin embargo, aquel 10 de marzo de 2020, el presidente Ximo Puig pronunciaba unas palabrasque quedarían grabadas en la memoria de muchas Falleras Mayores, que vieron cómo su ilusión se desvanecía a escasos días de la celebración de las fiestas. «Es una medida histórica que nos duele a centenares de miles de personas», afirmaba Puig.

María Marín.  | LEVANTE-EMV

María Marín. | LEVANTE-EMV saray fajardo. valència

Maribel Muñoz, la máxima representante de la falla Humanista-Mariner, recuerda que «aquel anuncio supuso mucho dolor porque ya estábamos en la recta final». Reconoce que, a día de hoy, «todavía me entran ganas de llorar cuando lo pienso». Tras la decisión, Maribel empezó a preparar las Fallas de 2021, pero, este año, la máxima representante tampoco podrá cumplir su sueño, ya que «hemos decidido dejarlo todo para marzo, porque la comisión no puede permitirse plantar dos fallas en tan poco tiempo». Resalta que «ha sido el sueño de mi vida y he vivido muchos altibajos y malos momentos, por lo que la ilusión se ha ido aminorando». «Tengo 60 años y llevo toda mi vida esperando esta oportunidad», añade. No obstante, Maribel podrá repetir el cargo en 2022, por lo que «tengo ilusión y ganas de que se celebren».

La falla Nador-Milagrosa también se ha sumado a esta decisión y, por lo tanto, este año no realizará ninguna actividad fallera en septiembre debido a la situación sanitaria y la economía de la comisión. «Me entristece porque veo que soy la única de mi sector que no va a hacer nada en Fallas», explica la Fallera Mayor, María Dolores Villasalero. «Tengo sentimientos encontrados porque mis compañeras del sector se despiden pero, a la vez, vivo con la ilusión de volver a empezar», reconoce. Recuerda que se quedó en «shock» al conocer la suspensión de las Fallas. «Tengo 70 años, he estado toda mi vida esperando, por lo que lo pasé muy mal y la decisión de este año ha sido todavía más dura», destaca.

María Marín, máxima representante del Barrio de La Luz, tampoco vivirá estas Fallas. «Ha sido bastante duro y complicado a nivel emocional, pero mi comisión me ha dado la oportunidad de repetir el próximo año, que se cumple el 50º aniversario», explica. En este caso, María sí que acudirá a la Ofrenda y verá quemar su monumento en septiembre.

Esta fallera compartía el sueño junto a su hermano, que era el Presidente Infantil. Ni él ni la Fallera Mayor Infantil repetirán. «Es una pena, pero mi hermano me ha apoyado en todo momento».

El 5 de septiembre, València vivirá «la Cremà» más atípica de su historia. El fuego devorará los monumentos del coronavirus y empezará otro ciclo fallero con nuevos rostros. Sin embargo, para Maria Dolores, Maribel y María estas Fallas son solo una pausa para reprender su reinado las próximas fiestas de 2022.

Compartir el artículo

stats