Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Fallas elevan a Vicente Luna al Olimpo de la inmortalidad

El mítico artista, fallecido este fin de semana, deja un legado de monumentos claves para la fiesta

29

Historia gráfica de las Fallas de Vicente Luna Fotos: archivo Vicente Luna, Moisés Alarcón y Levante-EMV

La gran producción de Vicente Luna fue en la plaza «del Caudillo», lo que no evitó que colara los colores de la bandera republicana en la falla de 1974, el busto de Atenea. Y escenificó mejor que nadie la Transición con «La Nueva Torre de Babel» y el «Congreso de Disputados», en 1977. Si sólo ganó tres veces en Sección Especial es porque su mejor producción la plantó en la plaza de todos, fuera de concurso. Se considera que muchas de sus obras, si hubiesen entrado en competición, habrían ganado. Era el «papa Luna», como lo retrató Vicente Almela en 2008. Ya se ha reunido con el equipo: José Soriano Izquierdo, Tonín, Garcieta... pero deja un poco huérfana a la fiesta. Si no fuera porque la obra, que no consta más que en recuerdos una vez consumida por el fuego (se conservan varios ninots en el Museo Fallero y el Museo del Gremio) forma parte de la inmortalidad.

Con Vicente Luna se ha ido la tercera gran generación de artistas falleros. La primera, antes de la guerra: Carlos Cortina, Vicente Benedito...; la segunda, la del hambre, censura y crecimiento de la fiesta: Regino, Modesto González, los Fontelles... del primero de ellos, el gran gurú, bebió el maestro Luna para formar con Salvador Debón, Juan Huertas y Julián Puche la llamada «Generación de Oro», a la que seguirían después la cuarta generación, la de Martínez Mollá, «Pepet» o su discípulo, Vicente Agulleiro. Ciclos de la vida y de la fiesta. Este fin de semana, la totalidad del gremio ha reconocido la importancia de Luna, el decano, el maestro de maestros. Tal como decía Moisés Alarcón, «ha ido hacia el lugar donde los insignes quedan ubicados por siempre en el recuerdo. La historia se encargará de reafirmarle».

la obra del maestro. 1 Su estreno en Especial, Doctor Collado 1955, con temática taurina. 2 La falla que le descalificaron: Espartero 1960. El jurado la vio demasiado buena para ser de 1ªA. 3 Uno de sus tres primeros premios de Especial: Convento Jerusalén 1961 4 Mercado 1972. Una falla mítica sin ganar. 5 Una falla rara avis en la plaza: la del Concorde. 6yy 7 Atenea y Serpiente de Mar dos de sus fallas míticas de la plaza. 8 Atlante, la falla del Mundial de Fútbol. F

Compartir el artículo

stats