Los ciudadanos de València tendrán como festivos locales los que suele ser habitual: San Vicente Mártir (22 de enero) y San Vicente Ferrer (25 de abril) en el año 2022. Así lo ha aprobado la Comisión de Cultura del ayuntamiento de la ciudad.

Pero en la decisión, siendo los días "tradicionales", entra en choque con la negociación que se estaba llevando en los últimos tiempos: eliminar el carácter festivo de San Vicente Mártir, trasladarlo a domingo y así utilizar esa "pieza suelta" en la semana de Fallas.

En concreto, en el calendario de 2022, que es especialmente complicado (toda la semana de Fallas cae entre semana), se habría podido trasladar ese festivo al viernes 18.

Y sobre todo, teniendo en cuenta que una gran cantidad de ciudadanos ya de por sí no trabajarán el 22 de enero, puesto que, el próximo año, cae en sábado. Aunque es verdad que el sábado es, a todos los efectos, "día laborable".

En los últimos años, tanto el alcalde Joan Ribó como el cardenal Antonio Cañizares habían logrado una entente para que ese día, que es un "verso suelto" en el calendario, se trasladara a domingo. Los actos de la fiesta (misas, procesiones, cabalgatas...) ganarían en brillantez por tener mayor afluencia y esa fecha se utilizaría para generar algún puente, con prioridad para las Fallas. Tanto es así, que el pasado mes de junio, en la última reunión entre ambos, ya había quedado acordado.

Sin embargo, la comisión de Cultura ha acordado ahora mantener ese festivo en sábado, perdiéndose esa fecha para otra zona del calendario. Fuentes municipales lo han justificado en que la propia iglesia aún no tiene trasladado el precepto a domingo, y que se hará el cambio en cuanto la parte eclesiástica tenga consolidado el cambio.

Es verdad que quien es fallero suele tener ya bastante claro que tiene que amoldar sus días de vacaciones a las Fallas. Normalmente, a cuenta de verano o similar. Haber tenido el 18 como festivo le habría permitido no perder ese día. Y quien no es fallero habría tenido un puente de final de fallas: del viernes 18 al domingo 20.

En contra de que San Vicente Mártir deje de ser festivo hay una parte de la sociedad que apela a la "tradición", pero no deja de ser llamativo que la propia iglesia lo ve con buenos ojos. Si sirve como referencia, eventos como la procesión de la reliquia del santo o el bautizo de un niño tienen mucho más éxito de convocatoria cuando el 22 de enero cae en fin de semana que cuando cae entre semana.

San Vicente Mártir es una de las fiestas religiosas que aún se mantienen en un día en concreto. En el calendario de València, por contra, otras han trasladado su precepto a fin de semana. La última fue, hace un par de décadas, el Corpus, que dejó de celebrarse en jueves para pasar a fin de semana, ganando en brillantez y trascendencia.

En 2023 no habrá duda: el 22 de enero es domingo. Con lo que ese festivo se liberará y por lógica irá a parar a la semana de Fallas.

El calendario laboral está formado por tres pautas: festivos nacionales (12), autonómicos (4) y locales (2). La otra fecha escogida por el ayuntamiento también es la habitual, San Vicente Ferrer, y esa nunca está en discusión, porque siempre es lunes y siempre genera un puente (para los niños es el último día tras dos semanas de vacaciones de Semana Santa y Pascua)

En los colegios, fiesta el 16 de marzo

Esta decisión coincide en el tiempo con la relacionada con el calendario escolar. En la que, finalmente, la Consellería de Educación ha aceptado que los niños no vayan al colegio el 16 de marzo (ni el 17 ni el 18, además del 19), a cambio de que esa jornada se recupere, en aquellos municipios, València incluido) en que los consejos escolares lo deseen por ser poblaciones con Fallas.