El IX Congreso Fallero ha dado un nuevo paso con la redacción de una propuesta para los dos grandes trabajos previos, y que ha sido elaborado por la Interagrupación de Fallas para que la asamblea de presidentes le de el visto bueno.

En esencia, la propuesta entra dentro de lo que se preveía: se basa en que una serie de 40 falleros se encargarán de preparar los dos procesos necesarios: la organización del Congreso y la redacción de un anteproyecto de nuevo Reglamento, sobre el que se presentarán las enmiendas durante dicho Congreso. Dicho de otra forma, el terreno de juego y la plantilla de jugadores. El terreno será el que sea y a la plantilla se se le aplicarán bajas y fichajes.

Esta doble propuesta debe pasar el filtro de los servicios jurídicos municipales e, inmediatamente, la aprobación (o no) de la asamblea de presidentes.

Si lo consiguen, se llevará a cabo la elección de los falleros encargados de ambos cometidos.

La Mesa de Organización del Congreso Fallero tendrá un cometido muy concrego: establecer las reglas de juego. Quien puede ser congresista, cómo se fucionará, cuantas mesas habrá, cuantas ponencias, turnos de palabra, forma de presentar enmiendas, etcétera.

Estará formado por quince personas que se deberán reunir por lo menos un día por semana. Una vez elaboradas las normas, se disolverán, quedando una Delegación Permanente para disponer lo necesario para celebrar el Congreso. El cual, por cierto, no empezará antes del 30 de marzo de 2022.

La Mesa de Redacción del Anteproyecto de Reglamento Fallero estará formado por 25 personas y serán los que, a partir del actual Reglamento Fallero, elaborarán uno nuevo como propuesta. Y sobre el que los disconformes presentarán enmiendas. Dicho de otra forma, harán un Reglamento sin congreso. Cuanto menos se "toque" ese texto en el Congreso, mayor habrá sido el éxito de dicha mesa.

Buscando mujeres y jóvenes

La asamblea de presidentes será la encargada de elegir a esos 40 falleros, con la particularidad de que los que se presenten a la Mesa de Organización no pueden presentarse a la Mesa de Redacción y viceversa.

Uno de los objetivos perseguidos es conseguir que tanto en las mesas previas como en el propio congreso haya la mayor cantidad posible de mujeres y jóvenes. Segmentos alejados de las lides congresuales en las ediciones previas. Dicho de otra forma, conseguir "refrescar" en la medida de lo posible los puntos de vista sobre la fiesta y que el debate se enriquezca. De hecho, las condiciones para participar en las mesas -y se entiende que, después, para ser congresista- con bastante accesibles, incluyendo una veteranía en la fiesta consistente en tener el "bunyol d'argent", estar censado los dos últimos años y acudir avalado por una comisión de falla.

Con el manual de funcionamiento aprobado por la asamblea, llegará el momento en el que la Junta Central Fallera y la Delegación Permanente establezcan la fecha de inicio de los debates.

Pasos del Congreso Fallero:

  1. Dar el visto bueno para su celebración (ya conseguido en la asamblea de presidentes de octubre de 2021)
  2. Elaborar la propuesta de funcionamiento (acordado en la Interagrupación, con una mesa de Organización y otra de Redacción)
  3. Aprobación por la asamblea de presidentes de esa propuesta de funcionamiento.
  4. Elegir a los miembros de ambas Mesas
  5. Aprobación por los servicios jurídicos y por la asamblea del manual de funcionamiento del Congreso
  6. Celebración del Congreso (previa acreditación de congresistas y presentación de las enmiendas)
  7. Aprobación por parte del pleno municipal del Reglamento Fallero que surja de dicho Congreso (una vez pasado el tamiz de los servicios jurídicos)