Las Fallas 2022 cada vez se acercan más y por eso esta mañana el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha comparecido para explicar públicamente cuáles serán, en un principio, las restricciones sanitarias que se deberán cumplir durante la celebración de las fiestas.

El jefe del Consell ha adelantado que el uso de la mascarilla seguirá siendo obligatorio en las aglomeraciones de personas (como por ejemplo, en las mascletaes) y en los interiores. Además, ha especificado que los asistentes a la Ofrenda deberán llevar también el tapabocas pero que los participantes, en cambio, no tendrán la obligación de llevarla, debido a que el desfile se realizará de forma organizada, garantizando la distancia de seguridad.

Otro de los aspectos que más preocupa al mundo fallero es la normativa que se mantendrá en los casales. Pese a que el Consell no ha especificado qué medidas se deberán cumplir (ya que han explicado que se aplicará la norma que se esté vigente en ese momento en el sector de la restauración), sí que ha adelantado que lo más probable es que haya una relajación de las medidas por la evolución positiva que está experimentando en estos momentos la sexta ola.

Se espera, si los contagios siguen a la baja, que en las fechas en las que se celebren las Fallas se levante la restricción del número de comensales máximo por mesa, que en este momento se sitúa en diez. Otra medida que se cree que desaparecerá es la obligatoriedad del pasaporte covid para acceder a interiores en los que se sirva comida y bebida y que, en consecuencia, no pueda garantizarse el uso de la mascarilla.

No obstante, se recomendará a los casales falleros que mantengan la ventilación cruzada en sus carpas, con los dos laterales abiertos y que, en el caso de que no lo hagan, tengan en cuenta que se aplicará la misma normativa que en los locales interiores de restauración y que, en consecuencia, no se podrán quitar la mascarilla.

La Generalitat Valenciana también ha recordado que se mantendrá la figura de los "responsables covid" en los casales con la finalidad de garantizar unas fiestas lo más seguras posibles. Su función consistirá en resolver las posibles dudas y aplicar las normas y recomendaciones de las instituciones valencianas.