«Tenemos que juntarnos, con diferentes representantes, como delegados, agrupaciones... y ver cual es la mejor manera de tener esas subvenciones. Hay que valorar si el plan 2021-2022 ha funcionado, si el 150 por ciento se ha visto en la calle, o si las ayudas han de ir ligadas exclusivamente a la falla o a otras cosas». Así explicó el concejal Carlos Galiana que la ayuda suplementaria a las comisiones de falla (no la fija de todos los años), acordada en el pleno municipal, no tiene por qué estar condicionada necesariamente al coste de la falla en formato tabla rasa.

¿Qué quiso decir el edil? ¿Que las comisiones no desviaron a los artistas la totalidad de lo subvencionado o que los artistas no emplearon todo el dinero en hacer falla «más grande»?

Esa es la duda de una ayuda que sirvió para mantener a flote la fiesta en tiempos de persianas bajadas.

Por alusiones, la expresión «haber un 150 por ciento en la calle» ha soliviantado a algunos artistas falleros, que consideran que ha sido esencial la inversión en talleres, se refleje o no en esa calle.

De momento no se cuenta con que el tipo de asignación (ni la cantidad ni el criterio) se sepan a corto plazo. De la misma manera que la asignacion del "fijo", el que sí que está condicionado por los contratos, tardará muchos meses en saber si es del 25 por ciento o más, puesto que Galiana aseguró que dependerá del presupuesto municipal y de la cuantía de los contratos, cosas que no llegarán antes del último tercio de año.

El maestro mayor, Paco Pellicer, ha optado por una postura conciliadora, basada no en las instituciones sino en la relación entre artistas y comisiones. «No me consta que haya habido quejas por el trabajo hecho por los artistas. Lo que sí que ha habido es mucho acuerdo particular entre artistas y comisiones y que el dinero se ha empleado también en reparar, reformar, almacenar y, si, también hacer falla. Y otras en las que las comisiones ni siquiera han pedido hacer más cantidad porque lo han entendido. Creo que nadie contaba con que todas las fallas fueran a ser «1,5 veces más grandes de lo normal». La Exposición del Ninot ha sido buena y que los trabajos, en general, también. A los artistas no se les pueden poner peros de su trabajo y llevan muchos años yendo muy por encima de lo que sería normal».

Otros, como Vicente Herrando, autor de Islas Canarias-Trafalgar de Primera A es uno de los primeros en darse por aludido, asegurando en un comunicado que «cierto es que las fallas aumentaron en bastante de presupuesto, pero se hicieron en dos años, con lo que ello conlleva de gastos de taller, dos años de seguros, alquileres, impuestos, sueldos que pagar, dos años de comer, de en definitiva, vivir», a la vez que insta a Galiana a «no poner en duda la profesionalidad de la mayoría de mi colectivo. Le aseguro que hemos dado lo que hemos podido. Ayude a las comisiones».

La ayuda consistía en que si una falla contrataba al artista en 2022 por un valor equivalente al 150 por ciento de lo pactado en 2022, tendría derecho a la subvención. Lo que lleva al simplismo que ha hecho enfadar de «ver ese 150 por ciento en la calle». Otro artista habitualmente muy crítico, como Rodrigo Núñez, se quejaba parafraseando la tesis del concejal que «¿Si las ayudas deben ir ligadas a la falla o a otra cosa? ¿Qué cosa? Póngale nombre ¿esto es la fiesta de las Fallas o de otra cosa?».

28

Las fallas municipales del taller de Manolo García

31

Quién es quién en las figuras históricas que puedes ver en Na Jordana Moisés Domínguez / Fotos: Archivo Na Jordana