Un presupuesto es una previsión de ingresos y gastos para los siguientes doce meses. Lo importante, a la hora de la verdad, es el "realizado". La liquidación. El 31 de diciembre finalizó el de la Junta Central Fallera correspondiente a 2021, las llamadas "Fallas Covid", aquellas en las que se plantó en septiembre y fallas virtuales en marzo, condicionado por las circunstancias sanitarias: no hubo Crida o Cabalgatas, pero sí Exposicion del Ninot, entrega de premios, un acto en la Fonteta y preselecciones y se reactivaron, ya en el último tramo, versiones reducidas de concursos.

Ya las previsiones de aquel presupuesto se hicieron a la baja, un "presupuesto prudente", de 2,3 millones. Sirva el ejemplo de que el ahora vigente, que ya cuenta con que se ha instalado la normalidad, es de 2,6 millones.

Este viernes, el Consell Rector de la Junta Central Fallera ha aprobado la liquidación aquel presupuesto de 2,3 millones, que ha dejado como dato más llamativo que quedaron sin emplearse 389,319 euros. Una cantidad muy parecida a la de la liquidación de las cuentas de 2020, las interrumpidas abruptamente en marzo de ese año.

Las previsiones de gastos observan un claro desfase entre lo previsto y lo realizado, generándose un gran acumulado de dinero no gastado. Tan sólo mitigado por la merma en los ingresos que más allá de la aportación municipal, apenas registro más ingresos -los de las entradas de la Exposición del Ninot de septiembre, por ejemplo-. Por lo que la JCF, tal como ocurre con otros organismos autónomos municipales, como la Universitat Popular, Palau de la Música, Parques y Jardines Sindulares y Mostra de València, se ven obligados a devolver los remanentes.

Un motivo por el que el Grupo Municipal ha afeado lo que consideran "falta de capacidad de ejecutarlo, cuando era un año de pandemia y era necesario poner toda la capacidad financiera del Ayuntamiento al servicio de la fiesta y su entorno", en palabras de su concejal Santiago Ballester.

Dicho de otra forma, que como los presupuestos están para gastarlos -si no, se devuelven a la caja municipal-, que no se hubiesen tomado iniciativas alternativas a los gastos tradicionales.

Te puede interesar:

El PP, el primer partido en dar a conocer sus opiniones, ha formulado también otras objeciones, como que en las cuentas de Junta Central fallera

"indican que han gastado 689,70 € en la crida y 677,60 € en la entrada de bandas cuando en el año de 2021 no se celebró ninguno de los dos actos" y también cargan contra la política de patrocinios: "se demuestra una vez más la nula capacidad de Gestión de Galiana, porque pese a saber que estábamos en pandemia, se presupuestó una cantidad irrealizable", apelando a que "había tiempo para que, si hay actos que no se iban a realizar, se podía haber destinado el dinero a otras alternativas".