La creatividad y la exclusividad se dan la mano en un sorprendente proyecto que ha llevado a varios ninots de falla hasta las playas de Marbella.

Se trata de una curiosa iniciativa llevada a cabo por un exclusivo beach club de Puerto Banús, en Marbella, que ha portado unas majestuosas manos de monos gigantes y varios rinocerontes dorados a los arenales con el público más selecto del panorama social.

Estas esculturas han sido realizadas artesanalmente por artistas falleros de la mano de Valua Arts & Crafts para la decoración del nuevo restaurante Salvaje de Marbella. La cocina fusión japonesa de Salvaje también puede degustarse en el establecimiento que la cadena tiene en València.

Los ninots que inundan Puerto Banús

En concreto, las figuras escogidas son una mano que exprime una naranja y que en realidad es una ducha. A esta escultura gigante se le unen dos manos que sujetan el tejado de un quiosco.

Pero los monos no son los únicos protagonistas de este jardín con vistas al mar, sino que unos vistosos rinocerontes dorados conforman dos sofás convertidos en photocall que llenan las redes sociales con estas creaciones artísticas.

Estas esculturas de gran formato están realizadas con las mismas técnicas que las fallas. En concreto, con este tipo de proyectos, la startup valenciana ha adaptado las técnicas de los artistas falleros para crear arte que decora y ambienta locales, aunando gastronomía, creatividad, espectáculo y arte. Los animales de Puerto Banús son esculturas que llaman poderosamente la atención y ya se han convertido en virales.