Las Fallas de 2023 están marcadas por el regreso a la normalidad absoluta. Sin restricciones sanitarias y con el programa de festejos al completo, se prevén unas fiestas en plenitud. Pero una plenitud acompañada de preocupación necesaria por una mera cuestión de responsabilidad.

Eso es lo que se ha verbalizado durante la reunión mantenida por el concejal de Policía Local y la Interagrupación de Fallas dentro de la toma de contacto para la preparación de las próximas fiestas.

Concurren a la vez factores para que sean una fiestas especiales como pocas veces. Por no decir ninguna. "Históricas" las califica el concejal Aarón Cano. Pero históricas también por el esfuerzo que se va a tener que realizar. Si se comparara con un partido de fútbol, estaría considerado de "Alto Riesgo". Por llegada de grandes multitudes, por no estar claro el "tipo" de visitantes, por establecerse en lugares determinados, por asistir a un espectáculo público... todo lo cual obliga desde ya a ir preparando la estrategia de actuación.

Una auténtica "tormenta perfecta". Además del regreso a la normalidad, las fiestas caen en fin de semana, con "cremà" el domingo. Y por si fuera poco, no la ciudad, sino la Comunidad de Madrid -el lugar del que más visitantes llegan a València esos días- ha puesto como festivo autonómico el 20 de marzo. Con lo que la presencia de visitantes se multiplicará un día de San José en el que, tradicionalmente, la ciudad se va vaciando conforme pasan las horas. Madrid ha decidido señalar esa fecha sustituyendo al 19 de marzo, que suele ser festivo autonómico y que, al caer domingo, quedaba libre. 

Y aún hay más: la organización de dos festivales de música el 10 y 11 de marzo en la Alameda también preocupa y también obligará a un sobreesfuerzo organizativo. La calidad del cartel, el hecho de que sea de carácter gratuito y que se celebre bastante cerca del centro de la ciudad son factores con los que se prevé que la diáspora de ciudadanos y visitantes a los cientos de verbenas que tendrán lugar el día 11 esté acompañado en esta ocasión de un efecto llamada para presenciar estos mega conciertos. En este sentido, el presidente de la Inter, Guillermo Serrano, no dudó en expresar "no mi crítica, porque no se puede criticar algo que no se ha celebrado. Pero sí cierta duda o temor. Llamémoslo como queramos. Lo que es indudable es que se va a producir una gran aglomeración de gente. Las Fallas sólo deseamos, en ese sentido, que se celebre bien y que no se genere ninguna imagen que se negativa para la fiesta, cuando no es un acto que organicen las comisiones. Si suma, perfecto". 

Guillermo Serrano: "No se puede criticar lo que no se conoce. Pero los conciertos de la Alameda inspiran temor a la aglomeración"

Reuniones de distrito inmediatas

El edil de Seguridad Ciudadana, Aarón Cano y los representantes de la Interagrupación llegaron al acuerdo de que, en breve, las unidades de distrito empezarán a tener reuniones con las diferentes Agrupaciones para, barrio por barrio, diseñar la estrategia de actuación. "Activamos desde ya una comisión con Policía Local y Bomberos para afrontar con toda la información previa los posibles conflicots para adelantarnos a ellos".

Por lo general, la principal fricción viene motivada por las verbenas. Y la premisa está clara: más allá de la conocida obligatoriedad de cerrar a las cuatro de la mañana, so pena de recibir una propuesta de sanción y no poder celebrar el próximo año, habrá una especial vigilancia en aquellas que han dado problemas en ediciones anteriores. Existe la convicción de que la gran mayoría de comisiones cumplen con el horario, pero que hay calles en las que se persevera en el error.

Actuación más rápida de la grúa 

Por contra, se ha prometido que, de cara al cierre de calles e instalación de carpas y zonas de fuegos, se procurará que la grúa municipal haya llevado cabo las retiradas de vehículos que las entorpezcan, habida cuenta de que se anuncian con más que sobrada antelación. Para incluso evitar situaciones tan chocantes como la del coche aparcado en el interior de la carpa de Molinell-Alboraia de las pasadas fiestas. 

Cano aseguró en ese sentido que "debemos ser conscientes siempre que no hay ciudad en España, y dudo que en Europa, que tenga una fiesta grande tan global y la responsabilidad de todos es alta. No hay ningún informe económico que sustente la imagen de la ciudad y todos debemos estar preocupados por la gestión de la fiesta". No ha negado sus dudas por el hecho de que todavía esté vigente la posibilidad de celebrarse alguna verbena la noche del 18 en el centro de la ciudad. "Yo, en ese sentido, ya he dicho lo que opino".

73

Exposición e inauguración de los 100 años de la falla Portal de Valldigna-Salinas Moisés Domínguez

106

Brindis de las Fallas por el 2023 que ha de venir Moisés Domínguez